12 de July de 2009 00:00

Amigos con cola es un refugio para mascotas que tiene su sede en Guayaquil

valore
Descrición
Indignado 5
Triste 5
Indiferente 6
Sorprendido 5
Contento 24

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Redacción Guayaquil

Paso a paso Toby recorre la acera de su hogar provisional. Cada vez que un carro se acerca levanta sus orejas negras en señal de alerta. El cariñoso y obediente dálmata está de nuevo en proceso de adopción. A sus tres años ha pasado por dos hogares.

Cuando sus primeros dueños sintieron que no podían cuidarlo más, contactaron a Carmen Estarellas, miembro del grupo Amigos con cola, que ayuda a perros y gatos a buscar un nuevo hogar. Ella lo acogió, para luego dárselo a un marino.

En una visita de control, Estarellas vio a Toby lleno de garrapatas, encerrado en el patio junto a un baño sucio. “Lo traje con el permiso de una señora que lo cuidaba porque el marino no pasaba allí”.

Javier Cevallos –miembro del grupo de ayuda- cree que los refugios son para los perros como un orfanato para un niño, ambos necesitan una familia con quien vivir. En la casa Amigos con cola hoy hay 36 perros y 50 gatos. Toby es uno de ellos.

Para conseguirles dueño publican sus fotos y características en www.amigosconcola.blogspot.com.  Luego de analizar a  los candidatos, el nuevo dueño firma un contrato en el que se compromete, entre otras cosas, a alimentar y esterilizar a la mascota.

Son las 10:00 y dos cocineras preparan la comida para los animales. Una olla grande guarda un cargamento de menudencias. Las hornillas se encienden y el olor a pollo se mezcla con el del pelaje de los perros.

Todo gasto que genera la casa lo pagan los miembros del grupo.  No pueden recibir donaciones porque no es  una fundación. Para concretar el trámite deben pagar USD 4 000.  A menudo llegan personas en busca de alguna mascota. Denisse, junto a dos amigas,  acarician   a Pulgón, Preciosa, Chica mala, Payaso y Torito.

Comienzan en el patio trasero donde hay unos 12 canes. Luego van al cuarto donde están los perros mayores. Debajo de un escritorio se esconde Payaso, el perro alfa. Terminan en el patio frontal que se divide en dos, a la izquierda  gatos y a la derecha perros. Allí está Pulga, una mestiza de dos años,  recogida cuando era una cachorra.

Es  la única de su camada que no encontró  hogar. Parece de ascendencia collie, es rubia y un  collar blanco bordea su cuello. Pulga recibe a la visita con saltos de emoción.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (53)
No (11)