1 de junio de 2019 00:00

Mera y Duarte, detenidos por concusión

Mera fue detenido por la Policía cuando salía a pasear a su mascota. Daurte fue llevada a la Policía Judicial. Fotos: Twitter y Cortesía

Mera fue detenido por la Policía cuando salía a pasear a su mascota. Daurte fue llevada a la Policía Judicial. Fotos: Twitter y Cortesía

valore
Descrición
Indignado 4
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 0
Contento 44
Reds. Seguridad y Guayaquil (I)

La noticia circuló en la mañana. A las 11:00, las autoridades confirmaron las detenciones de Alexis Mera y María de los Ángeles Duarte, en Guayaquil.

Ambos eran altos funcionarios del gobierno de Rafael Correa. Ahora son investigados por una posible concusión, “en el marco de una nueva investigación diferente a la denominada Arroz verde”, indicó ayer 31 de mayo del 2019 la Fiscalía, en un comunicado.

Mera, exsecretario Jurídico de la Presidencia, llevaba en el momento de su arresto zapatillas, pantalones cortos y una camiseta. Los agentes de la Unidad de Inteligencia Antindelincuencial lo interceptaron cuando salía a pasear a su mascota.

La captura de Duarte, quien fue ministra de Desarrollo Urbano y Vivienda, estuvo a cargo de la Dirección General de Inteligencia. Fue detenida mientras conducía, al salir de su casa.

La jueza Daniella Camacho, de la Corte Nacional de Justicia, autorizó los arrestos y en la misma boleta incluyó al exministro Vinicio Alvarado. Pero él no pudo ser detenido.

Al mediodía, Mera y Duarte fueron ingresados a la Policía Judicial, en Guayas, en donde entregaron sus versiones.

Antonio Gagliardo, abogado de la exministra, confirmó que los agentes allanaron la casa de ella y se incautaron una computadora y documentos.
Dijo que su cliente sería trasladada a Quito, en donde se continuaría con la audiencia de formulación de cargos y recién en ese momento se le informarían los argumentos e indicios que motivaron el arresto.

“Lo que llama la atención es que ella ha estado colaborando con la justicia. Las veces que la han llamado a declarar ha ido; no ha huido”, dijo el abogado.
El 15 de mayo pasado, Duarte acudió a la Fiscalía del Guayas para rendir su versión dentro del caso Arroz verde. Este expediente tiene relación con un supuesto esquema de contabilidad, que fue usado para esconder los aportes de contratistas estatales para financiar las campañas de Alianza País.

En este expediente se encuentran procesadas Pamela Martínez, exasesora de Correa y exjueza constitucional, y su antigua asistente, Laura Terán.
Luego de la versión voluntaria que rindió, Duarte aseguró que no saldría del país. “Estoy colaborando en todo lo que me requiera la Fiscal y jamás contraté con Odebrecht”, dijo.

Gagliardo explicó que su cliente tiene un hijo de ocho años, quien en los últimos días ha presentado problemas de salud. Espera que esta situación y la colaboración que ha dado a la justicia sean tomadas en cuenta para que la jueza no dicte una orden de prisión preventiva.

Por la tarde, agentes de la Policía allanaron la casa de Alvarado, en Guayaquil. Pero él no se encontraba allí. Lo había buscado desde las 08:00.

El presidente Lenín Moreno aseguró haberse enterado de las detenciones mientras participaba en la Feria Lúdica Inclusiva por el Día de la Niñez.

“Francamente me acabo de enterar. Ahora las funciones de control principalmente son totalmente independientes, cada una actúa sin que intervenga en absolutamente nada el Ejecutivo. Dejemos que la Justicia haga lo suyo”, refirió.

Tras conocer estas capturas hubo reacciones. Por ejemplo, el coronel en servicio pasivo procesado por el 30-S y hoy asambleísta, César Carrión, aseguró que “la justicia está actuando como debe ser”. Y se refirió a cómo fue tratado su proceso judicial, mientras era procesado después de la insubordinación de los policías.

La prefecta de Pichincha, Paola Pabón, habló de una persecución. “Persiste el hostigamiento político, ahora son los compañeros Alexis Mera y María de los Ángeles Duarte (...)”.

Por ahora, los dos apresados serán sometidos a una audiencia. Según el Código Penal (art. 281), la concusión se configura cuando los servidores públicos ordenan o exigen la entrega de derechos, cuotas, contribuciones, rentas, intereses, sueldos o gratificaciones no debidas.

Esta norma penal establece que de comprobarse el ilícito, los responsables serán sancionados con pena privativa de libertad de tres a cinco años.

El secretario Anticorrupción, Iván Granda, indicó que las capturas evidencian que “Ecuador recupera instituciones sólidas e independientes”.

Mera y María de los Ángeles Duarte llegaron a la Fiscalía General a las 22:00 de ayer.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (13)
No (0)