1 de febrero de 2020 00:00

Alerta global modificó rutina de viajeros; Ministerio de Salud sigue protocolos

En Tababela, en el Aeropuerto Mariscal Sucre, se implementaron puestos de control y prevención en seis sectores.En Tababela, en el Aeropuerto Mariscal Sucre, se implementaron puestos de control y prevención en seis sectores.

En Tababela, en el aeropuerto Mariscal Sucre, se implementaron puestos de control y prevención en seis sectores. Foto: Eduardo Terán / EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 2
Triste 1
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 0
Redacciones Sociedad y Guayaquil (I)

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

La incertidumbre abruma a los pasajeros que compartieron el vuelo con el ciudadano chino, que desde el jueves 23 de enero de 2020 permanece internado en el Hospital Eugenio Espejo. Entre ellos está una profesional de 30 años, quien permanece en el dormitorio de su casa y no ha ido a trabajar. Es parte del cerco epidemiológico ante una sospecha de coronavirus.

Hasta su hogar llegaron médicos del Ministerio de Salud, el martes 28. Le comentaron que cuentan con un registro de las 42 personas que tuvieron contacto con el caso que se estudia. Y que los estaban localizando para un chequeo.

“Me hicieron una revisión física, me tomaron la temperatura, me revisaron los pulmones y más exámenes relacionados con el sistema respiratorio”, contó a EL COMERCIO.

¿Cuánto tiempo debe mantenerse aislada? Le pidieron quedarse en su domicilio ocho días. El contacto con sus familiares se ha reducido a lo básico, no recibe visitas. Ninguno de los monitoreados ha presentado síntomas.

El jueves, la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró emergencia internacional para encarar al coronavirus, ante el temor de que pueda extenderse a países con sistemas sanitarios débiles.

En Ecuador aún no se confirma ni se descarta que el ciudadano chino tenga coronavirus. Hasta ayer continuaba en cuidados intensivos.

“Se le está dando demasiada importancia al diagnóstico específico de ese paciente”, opinó el salubrista Mauricio Espinel, director de Salud del Seguro Social. ¿Por qué? “Supongamos que no se trate de coronavirus. Eso no hará que bajemos la guardia; los protocolos ya están activados”.

Espinel también sostiene que la declaratoria de emergencia internacional no tiene por qué generar alarma. Recordó las palabras del Director de la OMS, sorprendido porque son 7 000 casos (ya 10 000), en una ciudad de 50 millones de habitantes, en un país con 1 300 millones de personas.

Por ahora sabemos que el período de incubación, es decir, el tiempo desde que se produce la infección hasta que se detectan los síntomas, puede ser de seis días. Pero hay casos en que han pasado hasta 13. Lo apunta Aquiles Henríquez, médico e investigador en salud pública de la UDLA.

“Que no tengamos ningún diagnóstico debe tranquilizar a la gente. Si se presentaran síntomas respiratorios agudos es más probable que se trate de influenza, como pasó con un caso en el Andrade Marín y otro en Colombia”, señaló.

La declaratoria de emergencia -comentó- sirve para coordinar acciones entre los 194 países miembros de la OMS, entre otras, movilización de recursos: técnicos, humanos y también económicos.

Esa alerta global no ha impactado en las aerolíneas del país, según Marco Subía, presidente de la Asociación de Representantes de Líneas Aéreas en el Ecuador. El motivo: no hay vuelos directos hacia China; el viajero hace escala en Ámsterdam, Múnich, París, México, Madrid y EE.UU.

En algunas aerolíneas -reconoce- sí hubo una baja o suspensión de vuelos, en especial aquellas rutas que van desde los lugares de conexión mencionados hacia China. Lo hicieron por seguridad.

Hasta ayer, Subía aseguró que no han tenido reuniones con las autoridades para conocer las medidas o planes de prevención. “Lo que sí recibimos, el jueves, es un requerimiento para que proporcionemos información de los pasajeros que han llegado de China las últimas dos semanas”.

Este pedido es complejo. Hay información de pasajeros que viajan en la misma aerolínea con conexión, de ellos se conoce el lugar de embarque y el destino. Pero de otros no porque solo se registra el lugar en el que la persona se subió al avión. Así, si alguien viajó desde China hasta Ecuador, pero se quedó por unos días en España se registrará el último lugar en el que estuvo.

Elizabeth Aguirre estuvo de vacaciones en China con su hija de 12 años, pero regresó por motivos laborales. Martina se quedó allá, estuvo conociendo lugares como la Gran Muralla y la Ciudad Perdida. Luego sus abuelitos paternos la llevaron de visita a la casa de sus tíos, en Taipéi, en Taiwán.

El plan original es que regrese el 10 de marzo. Tras conocerse el brote de coronavirus, en China, intentaron adelantar ese viaje. Sin embargo, le recomendaron que no lo haga pues tendría que hacer escala en Miami y en Los Ángeles, en donde pudiera exponerse a personas con el virus. “Cuando le llamo lloro, pero me dicen que allá están seguros, hay medidas de prevención”.

En el Hospital del Guasmo Sur, en Guayaquil, existe una zona de aislamiento.

En el Hospital del Guasmo Sur, en Guayaquil, existe una zona de aislamiento. Foto: Mario Faustos / EL COMERCIO


En Ecuador, tras la declaratoria, una mesa técnica, coordinada por Salud, se activó. Hay varios hospitales preparados.

Uno es el General del Guasmo Sur, en Guayaquil, que tiene una sala exclusiva que recibiría a afectados. El área tiene un extenso pasillo que conecta a 12 habitaciones. Cuatro forman la zona de aislamiento, con cubículos individuales separados por una puerta de vidrio. También hay espacios en cuidados intensivos.

Wilfrido Torres, de Vigilancia de la Salud de la Zona 8, indicó que atenderán los casos que se capten en el aeropuerto, puertos y los que lleguen por Emergencia. Si ocurriera una saturación del servicio se recurrirá a la red privada.

Para el traslado de los afectados hay una ruta para evitar el contacto con otros pacientes, conforme al reglamento internacional. “Se aconseja contener en un mismo hospital los casos”, dice. El protocolo se aplicaría en probables casos importados. “La trasmisión local”, cree Torres, sería “muy baja”. Queda la experiencia de la AH1N1 y el ébola.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (5)
No (6)