4 de octubre de 2018 08:45

Alemania expectante ante sentencia sobre la 'casa de los horrores'

En Alemania, una pareja de divorciados torturaba mujeres hasta la muerte. Foto: Captura

En Alemania, una pareja de divorciados torturaba mujeres hasta la muerte. Foto: Captura

valore
Descrición
Indignado 3
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 2
Contento 1
Agencia DPA

Tras casi dos años de juicio, la justicia alemana pondrá este viernes, 5 de octubre del 2018, fin a uno de los casos criminales más mediáticos en el país, en el que se juzga a una pareja por haber maltratado presuntamente hasta la muerte a dos mujeres en una granja de su propiedad.

Torturas, abusos, retención ilegal y homicidio son algunos de los delitos por los que Wilfried W. y a Angelika W., actualmente separados, responden ante el Tribunal Regional de Padernborn encargado de dictar sentencia tras celebrar unas sesenta vistas que dejan todavía muchas preguntas abiertas.

De acuerdo con la Fiscalía, el matrimonio infligió heridas mortales a dos mujeres en su vivienda de la localidad de Höxter. En la bautizada por la prensa alemana como la "casa de los horrores", se cree que la pareja retuvo durante años y de manera sistemática a mujeres a las que conocían a través de anuncios de contactos en Alemania y en la República Checa con la excusa de buscar una compañera para una "relación seria".

El caso se destapó en abril de 2016 cuando los acusados quisieron llevar de vuelta a su casa en Baja Sajonia a Susanne F., una mujer de 41 años, a la que habían mantenido retenida y a la que habían maltratado durante semanas.

Un problema en el motor del coche los obligó a pedir un taxi. El estado de salud de la mujer continuó empeorando y acabaron llamando a una ambulancia, que la trasladó a un hospital donde murió dos horas después como consecuencia de las heridas.

Tras días de investigaciones, la Fiscalía descubrió poco después que la pareja de divorciados, que se hacía pasar por hermanos frente a los vecinos y las víctimas, acabó con la vida de al menos otra mujer, Annika W., dos años antes además de con Sussane F. Asimismo, las pesquisas indicaron que una tercera mujer habría logrado escapar de la casa.

La Fiscalía cree que el número de víctimas de la sádica pareja podría ascender a al menos ocho. A la espera de que se dé a conocer el fallo, el caso continúa todavía rodeado de muchos interrogantes. ¿Cómo lograron los encausados atraer a su casa a mujeres durante tanto tiempo? ¿Por qué muchas mujeres no pudieron desvincularse de ellos ni acudir a la Policía a denunciar? ¿Qué fue lo que causó la muerte de las dos mujeres que no sobrevivieron al martirio? "Lo ocurrido contradice toda educación elemental en nuestra sociedad", señaló Detlev Binder, letrado de Wilfried W.

Independientemente de la sentencia que dicte este viernes el tribunal, todos los implicados en el caso mostraron su espanto por los sucesos ocurridos en Höxter.

El abogado defensor de Angelika W. aludió a una "deshumanización sistemática de las mujeres", a las que se trataba peor que a animales. "Era anormal, enfermo, uno se estremece", señaló el letrado en su alegato.

Durante el juicio, la pareja se acusó mutuamente de los hechos ocurridos en la casa. Una forense pareció resolver el misterio al determinar que durante 16 años de relación habían desarrollado un sistema perfecto para engatusar a otras mujeres.

De acuerdo con la experta, Angelika W. presenta rasgos de autismo y además no puede sentir compasión por las víctimas. A Wilfried W. se le atribuyó una mentalidad comparable a la de un niño pequeño que buscaba permanentemente el verdadero amor sin saber realmente qué significaba.

Durante el proceso se determinó que la pareja buscaba mujeres psicológicamente inestables y con pocas relaciones sociales. En el caso de que las mujeres que contestaban a los anuncios no se ajustasen a este patrón, los acusados rompían todo tipo de contacto.

En cambio, a las víctimas elegidas las iban moldeando a su antojo para hacerlas más obedientes. En consecuencia, las manipulaban, minaban su confianza, les quitaban el dinero, su teléfono móvil o el carnet de conducir y, en caso de que todavía tuviesen relación con familiares o amigos, la rompieron de forma brusca mediante el envío de mensajes falsos.

Entre las preguntas que siguen sin respuesta se encuentra la causa de la muerte de Annika W., la primera de las víctimas.

La mujer contactó en otoño de 2013 con su verdugo. Durante su tiempo en cautiverio fue maltratada gravemente hasta que murió en el verano boreal de 2014. Una vez muerta decidieron congelar su cadáver y después fueron quemando poco a poco las partes del cuerpo en la chimenea y esparciendo las cenizas por los márgenes de las calles cercanas.

Para evitar que la familia la registrara como desaparecida, enviaron mensajes de texto a su madre con su móvil para tranquilizarla. La madre no se enteró de la muerte de su hija hasta que el escándalo saltó a la luz

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (2)
No (0)