4 de February de 2010 00:00

Alberto de Guzmán dejó el Banco de la Vivienda

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Redacción Negocios

Luego de cinco meses de gestión, Alberto de Guzmán dejó la gerencia del Banco Ecuatoriano de la Vivienda. *

En diciembre pasado, el ministro de  la Vivienda, Walter Solís,  le solicitó su renuncia por pedido del presidente Rafael Correa, según explicó De Guzmán. 
Ante este pedido  y sin dar  mayores explicaciones sobre las   causas de su salida, este arquitecto indicó que acató  la disposición del Presidente  y ayer se retiró.
 
El Directorio de la entidad, presidido por Solís,  acogió su renuncia y nombró a  Rodrigo González como su  reemplazo.
González venía desempeñándose como asesor de Solís y ahora pasará a este  banco estatal, en un momento estratégico.

Deberá llevar adelante la  colocación de USD 200 millones de la reserva monetaria del país  en proyectos inmobiliarios.
 
Esta es la primera vez en años que este banco público  ha recibido una cantidad de dinero  así. De hecho en los últimos años se ha mantenido  en un proceso de regularización y reestructuración, que aún no culmina.
 
También  busca fortalecer los niveles patrimoniales del banco que actualmente están en el orden de los USD 73 millones, así como minimizar los niveles de morosidad de la Cartera de vivienda,  que hasta diciembre ascendieron  a 11,4%. La  calificación de riesgo es baja:  BBB-.
   
De Guzmán  había empezado la socialización, entre constructores y promotores de vivienda,  del mecanismo para invertir los 200 millones en proyectos. 
Fruto de ello, 35 proyectos  entraron  en proceso de calificación y están a la espera de un desembolso de USD 107 millones.
 
Además, se contempló  que un fondo de USD 80 millones, producto de la recuperación de una deuda con el Ministerio de Vivienda y la venta de bienes, entre otros ingresos, se dedique a  redescuento de cartera hipotecaria con instituciones financieras.
 
El  Colegio de Arquitectos, por su parte, deploró  la decisión del Gobierno de separar a De Guzmán del cargo. Alberto Andino, su titular, señaló que es uno de los actores que más conoce sobre financiamiento y políticas de vivienda, debido a sus 30 años de experiencia en el sector.

A su vez, indicó que la falta de estabilidad en los puestos directivos impide la continuidad de las actividades. Hace días atrás, este organismo colegiado firmó un convenio con el BEV  para promocionar y promover la oferta inmobiliaria en sectores medios y de bajos recursos. 

“Estábamos  contentos porque es un actor que estaba generando cambios, que los recursos vayan a los sectores más necesitados y estaba haciendo una nueva política de financiamiento...”.
 
Entre las tareas que aún quedan por terminar está el fortalecimiento del área tecnológica.

Este año está  previsto que se implemente  el nuevo software bancario, con lo cual se busca agilizar los procesos. Con las nuevas operaciones de financiamiento también se prevé  bajar el nivel de gastos operativos y concretar una profunda reforma institucional.  Está pendiente  la venta de la isla Santay (Durán)    al Ministerio del Ambiente.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)