1 de octubre de 2019 08:26

Reza Khorami, el afgano que volvió a votar a pesar de que los talibanes le cortaron dos dedos

El escritor afgano Reza Khorami trabaja en su computadora y muestra los dedos en su mano que fueron cortados en 2014 por el Tailban después de votar en Kabul. Foto: AFP

El escritor afgano Reza Khorami trabaja en su computadora y muestra los dedos en su mano que fueron cortados en 2014 por el Tailban después de votar en Kabul. Foto: AFP

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 2
Agencia AFP

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

El escritor afgano Reza Khorami, a quién los talibanes seccionaron parcialmente dos dedos en 2014 porque estaban manchados de tinta demostrando que había acudido a las urnas, decidió votar de nuevo en las elecciones afganas.

En 2014 los talibanes le seccionaron parte del dedo mayor y del índice porque tenía manchas de la tinta púrpura que se usa para votar.

Pero esto no impidió a Khorami, de 25 años, votar de nuevo en la primera vuelta de las elecciones presidenciales afganas, en la que el primer ministro saliente afgano, Abdulá Abdulá, clamó victoria frente a su principal rival, el jefe del Estado Ashraf Ghani.

“Voté de nuevo en 2019 para demostrar que no me he rendido al terrorismo”, dijo Khorami esta semana en Kabul,donde escribe sus obras de ficción.

“Pueden cortarnos todos los dedos pero no nos cortarán la moral”, afirmó.

El escritor quiere que el mundo sepa lo que le hicieron los radicales islamistas a él y probablemente a otros cientos de personas.

Desde las elecciones del sábado, circulan imágenes en las redes sociales de votantes enseñando orgullosos un dedo manchado de tinta junto a otro seccionado, demostrando así que no temen a los talibanes.

Para votar, los afganos tienen que humedecer el dedo con tinta -que puede tardar semanas en desaparecer-, una medida para evitar el fraude de votar dos veces.

La marca convierte a su vez a la gente en vulnerable a los ataques de los talibanes, que siempre advierten a la población de que no vaya a votar.

En 2014 el escritor fue a votar en la provincia de Ghazni y cuando se dirigía a la universidad en Kabul los talibanes le detuvieron.

“Me llevaron a un lugar indeterminado. Me pasé la noche allí con otras dos personas que no conocía”, recuerda.

“Al día siguiente nos llevaron a una mezquita. Un hombre mayor estaba sentado dentro y tenía un cuchillo y algunos medicamentos. Me dieron 'No vamos a matarte pero te cortaremos el dedo como lección para la otra gente que participó en las elecciones'” , recuerda.

Khorami recuerda con dolor como sus dedos fueron cortados sin anestesia. Después se desmayó y despertó en un desierto.

“Decidí compartirlo con los medios para que el mundo entienda nuestros retos y como la gente está luchando por la libertad y convirtiéndose en víctimas en una situación muy difícil”, afirma.

Cinco años después los talibanes le llamaron y le amenazaron con matarle si volvía a votar, pero aún así no renunció.

Las elecciones del sábado estuvieron marcadas por ataques a pequeña escala de los talibanes en los centros de votación pero no hubo grandes masacres como en otras ocasiones.

Los resultados preliminares se darán a conocer el 19 de octubre. Si ningún candidato obtiene mayoría, habrá que celebrar una segunda vuelta.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (0)