28 de febrero de 2020 00:28

En el aeropuerto de Quito hubo más control a viajeros por el coronavirus

Personal de Migración usaba mascarillas para atender a los viajeros, en el Aeropuerto Mariscal Sucre, de Quito. Foto: Eduardo Terán/ EL COMERCIO

Personal de Migración usaba mascarillas para atender a los viajeros, en el Aeropuerto Mariscal Sucre, de Quito. Foto: Eduardo Terán/ EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 4
Triste 1
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 15
Valeria Heredia

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

A su llegada a Ecuador, un grupo de pasajeros recibió este jueves 27 de febrero del 2020 algo de gel antibacterial e información sobre la nueva cepa Covid-19. Otros, los que estuvieron en países con alto riesgo de contagio, pasaron por un filtro mayor, que incluyó un chequeo para conocer si presentan o no síntomas de esta enfermedad respiratoria.

El reforzamiento de los controles a pasajeros en aeropuertos es parte de las medidas de prevención anunciadas el miércoles por las autoridades.

Así, un viajero que haya estado en países con altos índices de contagio como China, Corea, Italia e Irán deberá someterse a una revisión a su arribo a territorio nacional. En estos residen más de 122 000 ecuatorianos, dijo la Cancillería.

La dinámica de chequeo es sencilla. Personal de Migración realiza el primer acercamiento con el viajero. Le consulta sobre el país donde inició su travesía. Si viene de uno de ellos es llevado al punto médico dispuesto por el Ministerio de Salud Pública.

Este jueves 27 de febrero del 2020, en el Aeropuerto Mariscal Sucre, en Tababela (Quito), se observaron tres puntos de control: dos en arribo y uno en salida internacional. En horas de la mañana, un ciudadano chino que llegaba al país debió cumplir con los protocolos, entre ellos, llenar un formulario médico.

Este documento -en inglés y español- contiene preguntas como datos personales, dirección en donde permanecerá, contactos y correo electrónico. Y debe contestar si ha presentado o no síntomas como fiebre y dolor corporal.

Si no los tiene, la persona puede continuar con su itinerario. Pero recibirá llamadas y visitas domiciliarias para conocer su estado de salud, explicó Sergio Mera, nuevo coordinador zonal de Salud 9 (Quito). “Hasta el momento se ha dado seguimiento a 10 personas. No presentan síntomas”.

El equipo de estos puntos de control está conformado por tres o cuatro médicos. Cuentan con termómetros digitales, equipo para tomar la presión y gel antibacterial. Además, están protegidos con mascarillas y guantes desechables.

¿Usan traje de seguridad especial? No. Mera explica que en el país no hay casos confirmados, por lo que no es necesario que se protejan de esa manera. “Sí los tenemos y se usarán cuando sea necesario. Están repartidos en áreas de sanidad de terminales aéreas, puertos y en hospitales”.

Hoy -comenta- lo importante es educar a la ciudadanía. Una de las medidas básicas es el lavado de manos. El mexicano Paulino García, quien arribó desde su país natal, y el ecuatoriano Juan Diego Cisneros, desde Perú, conocen esta medida. El primero, por ejemplo, se informó sobre cómo evitar el contagio, por lo que venía preparado. Y Juan Diego decidió usar una mascarilla. “Es mejor prevenir”, dijeron.

El epidemiólogo Marcelo Aguilar explica que el reforzamiento de acciones de vigilancia depende de factores como cercanía del virus al país (en Brasil hay un diagnóstico, importado de Italia) y el número de casos confirmados.

La medida actual -dice- servirá para detectar la entrada de posibles sospechosos. Sin embargo, esto no es seguro, ya que hay pacientes asintomáticos, es decir, tienen el virus pero no los síntomas.

En el mundo, ecuatorianos como Bruce Sol Lee, de 29 años, quien reside en Seúl (Corea), están preocupados por la rápida circulación del virus. Su vida ha cambiado, ya que tuvo que parar sus actividades laborales e informarse sobre el avance de la cepa. También ha tomado medidas de prevención pero aún analiza un posible retorno a Ecuador.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (14)
No (3)