22 de octubre de 2020 00:00

Los adultos mayores son el 12,3% de electores en Ecuador

Los guayaquileños Manuel Orellana y Juan Clavijo votarán a pesar del covid-19. Foto: Enrique Pesantes / EL COMERCIO

Los guayaquileños Manuel Orellana y Juan Clavijo votarán a pesar del covid-19. Foto: Enrique Pesantes / EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 1
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 2
Jorge González Franco
Redactor (I)

Uno de los retos para las elecciones generales del 2021 será evitar que el ausentismo crezca entre los electores con más de 65 años, en el contexto del covid-19. Para esos comicios están habilitados 1 613 132 adultos mayores.

Es un nicho importante, pues ese padrón es el equivalente a los votantes de las provincias de Manabí y Santo Domingo de los Tsáchilas juntas.

Aunque el voto para ese grupo etario es facultativo, el desafío para el Consejo Nacional Electoral (CNE) es grande, pues el ausentismo históricamente ha sido más alto que el promedio nacional. Ahora podría crecer aún más ante el temor de contagios por el virus.

En las elecciones seccionales del 2019, el 34,1% no acudió a las urnas. Ese porcentaje está por encima del promedio total del país que se ubicó en 16,8%.

El miedo se evidencia entre los ancianos. Ayer, 21 de octubre del 2020, pensionistas de Guayaquil tenían dudas sobre su participación en las elecciones. Unos dijeron a este Diario que esperarán conocer los protocolos del CNE para garantizar su participación; otros, en cambio, rechazaron acudir a las urnas ante la posibilidad de un contagio.

En los exteriores de la agencia de BanEcuador, en pleno centro de la urbe porteña, Silvia Morán, de 66 años, y José Holguín, de 65, coincidieron en que no acudirán a sufragar por temor a contraer el virus. Dijeron que se sienten apenados, pues para ellos el emitir el voto tiene un significado cívico.

“Yo me cuidé durante toda la pandemia, mis hijos me han pedido que no vaya a sufragar para evitar daños en la salud, en los últimos meses murieron varios conocidos; ahora salgo únicamente para trámites puntuales y con cuidados”, lamentó Morán.

Cerca de ella estuvo Milton Chancay, un vendedor de agua que cumplió los 65 años. Contó que no ha decidido si sufragará porque considera que no ha habido la información suficiente sobre los protocolos que el CNE aplicará el día de las elecciones. Teme aglomeraciones el próximo 7 de febrero, día de la primera vuelta.

Recordó que los abuelos fueron los más afectados durante los meses álgidos de la propagación del covid-19.

Datos del Registro Civil del Ecuador evidencian que entre el 1 de marzo y el 8 de agosto, día en que se cerró el padrón, murieron 40 454 electores con más de 65 años, de las 60 701 muertes totales en el país en ese lapso. Los adultos mayores fueron el 66% de los decesos.

En otro sitio de la urbe porteña, en la Plaza San Francisco, junto a la avenida 9 de Octubre, permanecieron ayer otros grupos de jubilados. Ahí Manuel Orellana, de 81 años, dijo que le perdió el miedo al coronavirus, por lo que sí ejercerá su derecho al voto. En cambio, su compañero Juan Clavijo, de 66 años, tiene dudas.

“Voy a hacer un sacrificio, tengo una responsabilidad con el futuro del país y, como cada año, acudiré a mi recinto electoral a votar”, precisó Orellana, quien dijo que siempre ha emitido su sufragio.

El analista político Esteban Ron puntualizó que, aunque los adultos mayores tienen voto facultativo, en ellos existe una compenetración de la obligación democrática en el ejercicio de su voto, debido -principalmente- a la brecha generacional con influencia de lo vivido en cuanto a la inestabilidad estatal (retorno a la democracia), lo que cambia su percepción en la sociedad.

“Es un tema complicado, pero se puede hacer, ellos todavía creen en democracia y tienen tan arraigada la obligatoriedad del voto”, agregó.

Ron cree que el CNE no ha brindado respuestas en cuanto a los mecanismos de facilitamiento de este voto.

Previamente se han intentado algunos proyectos de acercamiento del voto, como el “voto en casa”, pero en la actualidad debido a las restricciones de movilidad es casi imposible, dijo. En ese plan solo hay 653 personas inscritas.

El ente electoral aprobó justamente un instructivo que garantiza las medidas de bioseguridad para las personas con discapacidad física igual o superior al 75%; y que hayan cumplido 50 años de edad, dentro de ese programa.

El vicepresidente del CNE, Enrique Pita, reconoció que existen dudas entre la población mayor a 65 años. Aseguró que el organismo debe emitir un plan para los protocolos que se adoptarán para así garantizar la participación. “Yo por lo menos no lo conozco”.

Este Diario contactó al CNE para conocer el avance sobre la aplicación de dichos protocolos para garantizar el voto de los adultos mayores, pero hasta el cierre no hubo respuesta.

En contexto

Para las elecciones generales del 2021 están habilitados para sufragar 13 099 150 ciudadanos en el Ecuador y el exterior. De ellos, 1 613 132 personas corresponden al grupo etario considerado de adultos mayores, por tener más de 65 años de edad.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)