Los accidentes laborales se redujeron en un 32%; el teletrabajo es una causa

Trabajadores laboran en Idulcalsa

Trabajadores laboran en Idulcalsa

Los trabajadores de Inducalsa (fábrica de calzado) laboran en la planta, en Quito.

Los operarios encargados de coser las piezas para confeccionar calzado hacen una pausa de cinco minutos en su labor, para realizar ejercicios de estiramiento.

El responsable de seguridad ocupacional de la firma Inducalsa les dio, el viernes pasado, las indicaciones para que después de permanecer sentados por horas muevan sus muñecas, brazos, hombros, cuello, piernas y pies.

Estas actividades son parte de las acciones que ha promovido la firma, para cuidar de la salud física y mental de sus colaboradores, refirió Christian Orbe, gerente general.

Mientras los trabajadores administrativos estuvieron laborando en la modalidad de teletrabajo, se realizó una visita a los domicilios de los empleados para conocer las condiciones en que cumplían sus actividades, proporcionar equipos como computadoras portátiles, ventiladores, mouse, mouse pad y teclado.

También se ofrecieron recomendaciones para que utilizaran sillas adecuadas y mantuviesen una buena postura, para evitar problemas físicos.

En cambio, en La Fabril ha promovido la estabilidad laboral y la flexibilidad para quienes están en teletrabajo.

Y ha brindado capacitación ‘online’, apoyo psicológico y ha entregado sillas de la oficina.

Estas acciones son parte de los factores que ha influido para reducir los accidentes de trabajo, en el último año, que ha coincidido con la pandemia.

Según cifras del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS), de febrero del 2020 a febrero del 2021 se registraron 10 821 accidentes laborales en el país, lo que representó un 32% menos en relación con el período previo.

Otro factor que explica la disminución de esos percances es que la producción cayó, por la crisis generada por el covid.

Una firma que producía equipos para el sector petrolero, que pidió no citar su nombre, refirió que actualmente opera al 2%, porque la inversión en el sector hidrocarburífero se ha contraído.

Esta situación obligó a reducir su nómina y a realizar contratos ocasionales para cumplir pedidos específicos.

En promedio, la actividad en el sector industrial se redujo entre un 20 y 30% a propósito de la pandemia.

Sin embargo, existen casos particulares como el hotelero o el turismo que han sufrido un impacto negativo mayor, refirió Ignacio Bustamante, integrante del Directorio de la Cámara de Industrias y Producción (CIP).

Esta realidad causó, a la vez, una mayor desvinculación de trabajadores. Del 16 de marzo del 2020 -cuando se decretó la emergencia por covid-19- al 15 de abril del 2021 se han presentado 798 996 actas de finiquito, según el Ministerio de Trabajo.

El cambiar de escenario por la pandemia, en ciertas actividades, ha incidido también en un menor número de accidentes laborales. Actualmente, 450 437 personas están bajo la modalidad de teletrabajo.

Para precautelar la seguridad de los colaboradores en este espacio, los empleadores debían realizar una inspección del sitio del colaborador para garantizar que se encuentre en condiciones óptimas y mitigar los riesgos, refirió Vanessa Velásquez, abogada laboral.

Esta disposición consta en el acuerdo ministerial MDT-2020-181, del Ministerio de Trabajo.

Cuando ocurren accidentes de trabajo, los empleados acceden a cobertura médica, subsidio por incapacidad temporal del IESS y más beneficios.

Si se determina que hubo negligencia, la entidad le cobra el valor a la empresa y pide correcciones.

Pero en el teletrabajo es difícil saber si un percance responde a las funciones laborales o a una actividad del hogar. Por eso, Velásquez señala que es fundamental que las firmas realicen la valoración de los puestos.