3 de diciembre de 2018 00:00

17 años de cárcel por uso de narcoavioneta en Manabí

El aeropuerto Los Perales sigue en funcionamiento. Sin embargo, el cerramiento está oxidado y no hay vigilancia. Foto: EL COMERCIO

El aeropuerto Los Perales sigue en funcionamiento. Sin embargo, el cerramiento está oxidado y no hay vigilancia. Foto: EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 3
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 2
Contento 4
Redacción Guayaquil

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

El aeropuerto Los Perales luce abandonado. Las puertas posteriores están destruidas. La pista está desgastada y sin señalética. El 2 de diciembre del año pasado, 11 personas intentaron usarla para enviar a México una avioneta cargada con 580 kilos de cocaína.

La aeronave debía despegar en la mañana; pero la noche anterior, cuando cargaban los narcóticos, fueron capturados. Un año después, el pasado martes, un Tribunal Penal manabita los condenó a 17 años de cárcel. Entre ellos están dos exfuncionarios de la Dirección de Aviación Civil y el exadministrador del aeropuerto.

El jueves este Diario llegó a ese aeropuerto, en San Vicente. Solo aparecía un guardia y al fondo, un vehículo. A un costado de la terminal aérea se veían dos hangares vacíos con el tumbado caído y maleza seca alrededor. También estaban dos carpas vacías que daban refugio a personas afectadas por el terremoto del 16 de abril de 2016. Las investigaciones realizadas tras la captura de la droga determinaron que los exfuncionarios de la DAC facilitaban las instalaciones y daban ayudas técnicas de aeronavegación para los vuelos.

La nave decomisada era mexicana y tenía matrícula ecuatoriana falsificada. La Fiscalía presentó 40 pruebas contra los sentenciados: entre documentos, grabaciones de llamadas y pruebas químicas realizadas a los bloques de droga. Este fue el último caso de avionetas con droga reportado en Manabí. Pero desde el 2003 hasta ahora en esta provincia se detectaron cinco aeronaves vinculadas al narcotráfico.

Y a escala nacional fueron 19. En mayo del 2012, una aeronave tipo Cessna blanca se estrelló en el poblado La Playita, de Coaque, del cantón Jama. Viajaban dos personas que fallecieron. Los pasajeros llevaban USD 1,3 millones. El pueblo, con caminos llenos de lodo, está asentado entre un brazo de mar y el cementerio local. Es jueves por la tarde y dos niños cruzan un sendero a pie para llegar a sus casas. Tres hombres cavan un nicho en el cementerio. Dicen que no recuerdan bien lo sucedido con la avioneta, solo que la Policía llegó, cercó el sitio y les prohibió el paso.

Los hombres relatan que solo escuchaban “el rumor” de que la avioneta era de narcotraficantes y que los dueños del dinero amenazaron a los moradores para que devolvieran la plata. Lo mismo dicen en el centro de Coaque. Policías que investigaron este caso saben que semanas después del accidente, los moradores comenzaron a comprar cosas con billetes de USD 100. Eso levantó sospechas, pero no hubo detenciones. Pocas personas recorren las calles de La Playita.

El bullicio de cinco hombres que toman cerveza en un billar rompe el silencio. Una moradora dice que el accidente de la avioneta provocó un fuerte estruendo. Era de noche y los vecinos corrieron al sitio. “Jamás nos percatamos que había plata”. La casa donde vive es de madera y tiene un solo cuarto para la cocina y dormitorio. “Nosotros nunca cogimos ni un centavo. Usted cree que si tuviéramos dinero no mejoraríamos nuestras viviendas”.

El general Carlos Alulema, jefe nacional de Antinarcóticos, dijo que los casos de avionetas con drogas son aislados en comparación con países como Perú, en donde se presentan más de 10 vuelos por semana. Inteligencia confirma la existencia de pistas clandestinas para el despegue y aterrizaje de avionetas en Manabí. Estos sitios están en zonas alejadas, a las que se llega por caminos de segundo orden y que son custodiados por gente armada oculta entre arbustos. En la vía Manta-Portoviejo operó una pista clandestina el 2015.

La pista era asfaltada, de 300 metros y tenía un pequeño hangar de techo blanco. El miércoles por la tarde había dos maquinarias removiendo tierra en esa área. El sol era intenso. De la pista apenas quedan fragmentos de asfalto. La tierra fue removida y aplanada. Un poblador recuerda que había gente que llegaba por avionetas, cargaba productos y se iba de inmediato.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (3)
No (1)