29 de September de 2009 00:00

Los 103 niños de Pifo regresan a clases

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Redacción Quito

Aún quedan pedazos de ladrillos en las gradas de la escuela Ricardo Rodríguez, en Pifo, en el nororiente de la urbe. Al ingresar a las aulas, a las que  el fuerte viento dejó sin techo, se pueden divisar las partes  destruidas del  cielo raso.

Hojas botadas en el piso, vidrios, cajas de zapatos en donde los escolares guardaban sus pinturas... nada ha sido recogido aún. Las maestras de los cuartos y octavos años de básica, que quedaron sin aulas, ayudaron a trasladar los escritorios y materiales al coliseo.



La ayuda
Los padres de familia de los niños afectados por la caída del techo colaboraron en el traslado del material hacia el coliseo.
Joselina Cuti, una maestra, solicita que se cumpla con la ayuda psicológica que se les ofreció a los afectados. Dice que sería eficaz hablar con un  motivador.Algunas cosas que no caben dentro de este fueron llevadas a la casa de una de las madres de familia. Sonia Pailacho, profesora de cuarto año, dijo que a pesar de que han recibido la colaboración de los padres de familia, hasta ayer no podía reanudar las clases. Según ella, necesitan que les den solución a las aulas improvisadas dentro del coliseo.

 Pailacho explicó que aparte de la reconstrucción de las aulas, la escuela afronta otro problema. Algunos niños no quieren retornar a la escuela; la mayoría tiene lastimados y heridas por la caída del cielo raso dentro del aula.

Pero para ella es también importante mencionar que a más de esas heridas, los niños sufrieron un fuerte daño psicológico. Joselina Cuti, otra de las maestras, añadió que esa es una promesa hecha por el ministro Raúl Vallejo.

“Cuando él nos visitó la semana pasada ofreció brindar apoyo psicológico a los niños que estuvieron presentes en el accidente”, dijo Cuti. Además, según la maestra, esa ayuda debería extenderse también a los docentes.

Con una breve mirada hacia el bloque destruido, Cuti señaló que para ellos también fue una situación traumática. El rector del plantel, Serafín Jácome, explicó que mientras los técnicos de la Dirección Nacional de Servicios Educativos (Dinse) realizan los estudios, las clases para los 103 alumnos que perdieron su aula se reanudan  hoy.

Él aseguró que aunque en acuerdo con el Ministerio de Educación se decidió que entrarían  la próxima semana, los niños no pueden continuar perdiendo clases. “Se atrasan y eso los perjudica. Dentro del coliseo estarán más seguros que en las aulas provisionales que el Dinse les iba a construir en el patio de la institución”.

Los estudiantes recibirán clases dentro del coliseo por dos o tres meses. Según la Dinse, los resultados de los estudios técnicos ya están listos. El techo se desprendió de la base porque no estuvo anclado adecuadamente.

Ramiro Pérez, de la Dinse, explicó que el edificio tenía ya casi 40 años de construcción. Eso dificultó la colocación de la cubierta. “Sin ánimo de justificación de la constructora, las paredes no facilitaron la instalación de la estructura que también está colocada en los otros bloques”.

Por esta razón, los técnicos decidieron, en primera instancia, colocar un techo nuevo con el debido anclaje. Sin embargo, con los estudios se decidió demoler el edificio y construir otro, pero eso se realizará a largo plazo, por falta de recursos. Mientras tanto, Cuti y Pailacho ansían que las clases se reanuden y preparar los 100 años del plantel, el próximo mayo.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)