Las paredes exteriores siempre sufren las consecuencias del clima o del paso de personas desconocidas que las manchan o las rayan. Cada cierto tiempo, es recomendable pasar una mano de pintura.