La arquitecta Gabriela Quiñones plasmó las ideas sobre hojas de papel para diseñar la casa de sus sueños sobre un terreno irregular de 1 100 metros cuadrados.