Era una muñeca de luto, de no más de 10 cm, hecha con abundante grasa de puerco, mantequilla y huevos. Como acompañaba a la colada morada, no debía ser dulce. Cerca de la década de 1980, la guagua comenzó a cambiar. Las guaguas mantienen su sabor tradicional.