Una compañía japonesa alienta a sus empleados a llevar sus gatos al trabajo. Argumenta que los ayuda a enfrentar la fatiga y el estrés.