Los visitantes utilizan gafas de realidad virtual en la Domus Aurea en Roma, Italia, desde el próximo 4 de febrero de 2017. Foto: Angelo Carconi / EFE

Los visitantes a la Domus Aurea en Roma, Italia, deben utilizar gafas de realidad virtual. El tour turístico iniciará a partir del próximo 4 de febrero de 2017. Foto: Angelo Carconi / EFE

Roma inaugura un recorrido en realidad virtual por la 'Domus Aurea' de Nerón

Roma. EFE (I)

La residencia del emperador romano Nerón, la Domus Aurea, podrá ser apreciada en todo su esplendor gracias a un recorrido de realidad virtual en el que se mostrará la majestuosidad de algunas de sus salas, sepultadas durante siglos.

Se podrá participar en este recorrido multimedia dentro de la Domus Aurea todos los fines de semana a partir del 4 de febrero, previa reserva y en grupos de hasta veinticinco visitantes.

Quien se acerque al área arqueológica de la Domus Aurea, frente al Coliseo, podrá ver a través de unas gafas de realidad virtual la sala de la Volta Dorata y algunas partes del exterior del edificio, como su fachada o los jardines en la colina Oppio.

El superintendente Francesco Prosperetti inauguró hoy 31 de enero de 2017 el proyecto junto al nuevo rol de las tecnologías que, en su opinión, "permiten recuperar una memoria olvidada" desde la época de Trajano, pues el palacio fue destruido tras la muerte de Nerón, en el año 69 después de Cristo.

Nerón, último emperador de la dinastía Julio-Claudia, mandó construir este lujoso complejo palaciego tras el incendio que arrasó Roma en el año 64 después de Cristo, un desastre que algunos historiadores han atribuido a su supuesta locura y extravagancia.

Fue una de las más lujosas residencias de la antigüedad, con sus muros recubiertos con frescos y preciados mármoles. En la extensa área que ocupaba, también contaba con enormes viñedos, bosques, un lago artificial y toda clase de tesoros provenientes del Oriente.

Tras la muerte de Nerón, en el 69 después de Cristo, sus sucesores trataron a toda costa de eliminar el palacio y sus salones fueron expoliados y rellenados de tierra, hasta el punto de que la Domus Aurea permaneció sepultada durante siglos y sus frescos solo se hallaron en el Renacimiento.

Las excavaciones en la zona del palacio no comenzaron hasta el año de 1772, después de que se descubrieran los frescos de Pompeya, sepultada por una erupción del Vesubio en el año 79 después de Cristo.

En la actualidad, Roma se afana en habilitar esta importante área arqueológica y para ello el Ministerio de Cultura ha desembolsado 13 millones de euros (USD 13,9 millones) en un programa trienal aprobado el pasado año.

Prosperetti recordó que para una restauración total de la Domus Aurea se requerirán unos 30 millones de euros (USD 32 millones) y explicó que hasta 2018, la prioridad será asegurar las ruinas del palacio.

Después se procederá a restaurar y proteger las pinturas de los espacios interiores, un trabajo que según apuntó, llevará mucho más tiempo del que se pensaba.