Guaranda acoge uno de los carnavales más coloridos del país que mezcla  las tradiciones religiosas con los ritos mestizos. Foto: EL COMERCIO

Guaranda acoge uno de los carnavales más coloridos del país que mezcla las tradiciones religiosas con los ritos mestizos. Foto: EL COMERCIO

Guaranda vive con fervor su carnaval con 50 eventos

Redacción Viajar (I)

Con el Pawkar Raymi, Guaranda continuará con la celebración del carnaval que inició el 3 de febrero con diversos festivales musicales. La capital de la provincia de Bolívar estableció 50 eventos en 20 días por el carnaval. El día que más eventos acogerá la ciudad será el sábado 25 de febrero de 2017.

El evento principal de esta celebración se desarrollará el lunes 27 de febrero, con el desfile del orgullo bolivarense por las calles de Guaranda, en medio de danza, bandas de pueblo, murgas, carros alegóricos y un festival artístico. La jornada culminará con un espectáculo taurino a desarrollarse en la parroquia Salinas, en el sector de La Vaquerita.

El último evento será el domingo 5 de marzo a las 10:00, con el entierro del carnaval, en medio de comparsas en donde intervienen el Taita y la Mama Carnaval. Esto se desarrollará en el sector de Vinchoa Grande.


El carnaval de Guaranda tiene su origen ancestral en la tribu guarangas, pertenecientes a la nación de los Chimbus, quienes realizaban una fiesta en honor al cacique Guaranga y para dar gracias a la Pachamama. En aquella fiesta preparaban comida y bebida para recibir a las tribus de los alrededores que asistían a la celebraban durante tres días.

Habían disfrazados con pieles de animales, danzantes, se entonaba cánticos, se pintaban los rostros, bebían chicha y alimentos a base de maíz. Muchos iban por los caminos invitando y celebrando, iban bailando y arrojando harina de maíz, flores y agua perfumada al son de la música.

Con la llegada de los españoles, la celebración de los guarangas encuentra la oportunidad de mantener su celebración aunque disfrazada con otro nombre.

Esta fiesta involucra en la actualidad las tradiciones religiosas y se vuelve una fiesta barroca en la que se juntan los saberes ancestrales de los indígenas junto a los ritos mestizos.