Los arrullos se entonan al ritmo de la marimba.

Los arrullos se entonan al ritmo de la marimba. Foto: Archivo EL COMERCIO

El Juego de Reyes de Ónzole prende la fiesta

Edwing Encalada
Redactor (F-Contenido Intercultural)

San Francisco de Ónzole, parroquia ubicada al occidente del cantón Eloy Alfaro, en la provincia de Esmeraldas, se prepara para vivir cinco días de fiesta por la celebración del Juego de Reyes. Según Dobert Medina Quinteros, presidente del GAD parroquial, se destinó USD 15 000 para la organización de este evento.

El Juego de Reyes es una festividad que evoca la toma simbólica del poder político de parte de las mujeres, quienes designarán entre ellas a una presidenta, capitanas de mar y tierra, gobernadoras, entre otros cargos más.

El festejo es una especie de rebelión contra el machismo de la localidad y la esclavitud de tiempos de la conquista.

La festividad en esta parroquia se inicia la noche de este jueves 4 de enero de 2018 y se extenderá hasta el próximo 8 de enero. Es una tradición centenaria del pueblo afrodescendiente, que empieza con una noche cultural, organizada por las adultas mayores.

El 5 de enero será el pregón de las fiestas. Los estudiantes de la Unidad Educativa San Francisco de Ónzole se disfrazarán y desplegarán las coreografías preparadas con meses de antelación. Al día siguiente, en medio de una noche cultural -en donde se entonan los arrullos y chigualos propios de su cultura- se elegirá a la Señorita 6 de Enero, al ritmo de marimba, bombo y cununo.

Este evento se iniciará a las 21:00 y culminará a las 01:00 del 7 de enero. La elegida participará en todos los eventos de cantonización de Eloy Alfaro, como embajadora de su parroquia, en una especie de reinado que durará un año.

Los rostros de esta festividad están pintados con carbón. Foto: Archivo / EL COMERCIO

Los rostros de esta festividad están pintados con carbón. Foto: Archivo / EL COMERCIO

A la par de la elección, las autoridades realizarán la sesión solemne parroquial, al final de la cual se compartirá con los asistentes de las delicias gastronómicas locales, preparadas para la ocasión, como el tapado arrecho, encocado de pescado y el encocado de guanta, entre otros.

El 7 de enero se desarrollarán los juegos deportivos de la parroquia, que consisten en dos torneos de fútbol, uno de varones y otro de mujeres. Además, los niños y adolescentes de este lugar se pintarán sus rostros con carbón y portarán máscaras para ser protagonistas de una danza.

“Ellos evocan a los cucuruchos de la parroquia. Bailan al son de la marimba y piden una colaboración a quienes miran su baile, con el fin de mejorar sus disfraces el próximo año”, explica Dobert Medina, quien añadió que en el 2017 se agruparon 3 000 personas en la festividad, entre visitantes y residentes. Espera que acudan más personas en este año, debido a la promoción que se hizo en parroquias cercanas, redes sociales y radios.

La parroquia de San Francisco de Ónzole tiene una población afrodescendiente. Agrupa a siete recintos y siete caseríos. En la actualidad, el acceso a las comunidades es a través de los ríos. Al resto de los destinos de esta parroquia se llega a pie o con la ayuda de animales de carga.