Con bailes y rituales se celebró la inauguración del nuevo mural y la infraestructura en Jatari Campesino, Chimborazo. Foto: Cristina Márquez / EL COMERCIO

Con bailes y rituales se celebró la inauguración del nuevo mural y la infraestructura en Jatari Campesino, Chimborazo. Foto: Cristina Márquez / EL COMERCIO

La comunidad indígena de Jatari Campesino incursiona en el turismo

Cristina Márquez. Redactora
cmarquez@elcomercio.com
(F-Contenido Intercultural)

Un mural que cuenta las tradiciones y la vida cotidiana de la gente en la comunidad indígena Jatari Campesino, se develó en un evento que incluyó bailes, rituales andinos y un refrigerio típico de la comunidad.

El mural fue pintado por el artista Pablo Sanaguano, con la ayuda de niños y adultos de la comunidad, y muestra las fiestas populares, la comida típica, e incluso están retratados los personajes más destacados de Jatari Campesino.

La obra de arte es parte de una estrategia impulsada por la directiva de la comunidad, Ferrocarriles del Ecuador y el Municipio de Riobamba, para fortalecer el turismo en ese sitio, mejorar la presentación y los servicios que ofrecen a los turistas. Jatari Campesino es una de las tres paradas del recorrido Tren de Hielo 1.

“El mural cuenta nuestra historia. Ahora podemos contarles a los turistas quiénes somos, a qué nos dedicamos y cómo vivimos en la comunidad mientras les mostramos esta imagen, que nosotros mismos ayudamos a pintar”, comenta Luz María Charig.

Ella pertenece a la Asociación de Mujeres de Jatari Campesino, una organización dedicada a ofrecer guía a los turistas que llegan en el tren. Además, les ofrecen una bienvenida con un grupo de danza y un canelazo, mientras los visitantes observan las artesanías hechas con fibra de alpaca que se exhiben en el Centro de Interpretación.

Ese emprendimiento comunitario fue incorporado al recorrido que ofrece Tren Ecuador desde el 2016. Ese año, técnicos de la empresa pública descubrieron en el mapa dos comunidades que podían añadirse al tour ­para refrescar el producto.

“Hicimos una investigación y descubrimos que esta comunidad tenía potencial. Empezamos la capacitación y debido a la buena predisposición de la directiva de la comunidad hoy ya vemos resultados”, cuenta Raúl Díaz, gerente de la filial sur de Ferrocarriles del Ecuador.

Según él, desde que “el producto se refrescó” con la inclusión de La Moya y Jatari Campesino, también se incrementaron las ventas. “En ocasiones no lográbamos completar los asientos. Pero desde que sumamos a las dos comunidades, tenemos vagones completos los fines de semana”, cuenta Díaz.

Ahora, la meta es mejorar la calidad de los servicios y la presentación de la comunidad. Por eso, el Cabildo de Riobamba entregó baterías sanitarias y una plataforma para el desembarque y embarque de los pasajeros.

“Apostamos por el turismo comunitario, porque tenemos mucho potencial en las comunidades indígenas y es una excelente oportunidad para generar empleos e ingresos económicos”, dijo Napoleón Cadena, alcalde de Riobamba.

Él fue uno de los invitados principales de la ceremonia de inauguración. El evento se inició con un ritual andino, y luego los más pequeños invitaron a bailar a todas las autoridades.

Los niños de la comunidad ayudaron a pintar el mural y también asistieron a la inauguración. Foto: Cristina Márquez / EL COMERCIO

Los niños de la comunidad ayudaron a pintar el mural y también asistieron a la inauguración.
Foto: Cristina Márquez / EL COMERCIO