Shaime, en Zamora Chinchipe, es uno de los destinos con mayor demanda dentro de la propuesta de Pakariñan. Fotos: Cortesía Pakariñan

Shaime, en Zamora Chinchipe, es uno de los destinos con mayor demanda dentro de la propuesta de Pakariñan. Fotos: Cortesía Pakariñan

Cinco rutas muestran la cultura austral ecuatoriana

Edwing Encalada. Redactor
[email protected]
(F-Contenido Intercultural)

Para promocionar la riqueza cultural del Austro, cinco organizaciones comunitarias­ y de economía solidaria se juntaron y fundaron, el 2 de septiembre del 2005, en la parroquia rural azuaya de San Joaquín, la empresa Pakariñan. Su nombre se deriva de la combinación de las palabras kichwas pakarina y ñan, que en castellano se traducen como Camino del Amanecer.

Esta iniciativa, en la actualidad, se transformó en la conjunción de 13 organizaciones de turismo comunitario, quienes desarrollaron cinco rutas turísticas en las provincias de Azuay, Cañar, Loja y Zamora Chinchipe, buscando el benefi­cio para 100 familias nativas.

Su oferta tiene dos líneas de acción: una dedicada al turismo comunitario y otra enfocada a la elaboración y comercialización de sus productos artesanales.

Entre sus rutas proponen un recorrido por la comunidad kichwa de Saraguro, en Loja, para conocer de cerca la herencia cultural que les dejaron los Colla, Aymara y Yuracaré en sus tradiciones y costumbres.

En Cañar, en cambio, recorren los poblados de Sisid, Caguanapamba e Ingapirca, donde se puede apreciar la cultura cañari y las diferencias que tiene con Tarqui, poblado cercano, donde el mestizaje entre cañaris, incas y españoles es más notorio.

En Zamora Chinchipe, el tour llega hasta la comunidad de Shaime, en el alto Nangaritza, zona que colinda con la Cueva de los Tayos y se ubica a pocos kilómetros de la frontera con Perú.

Para llegar a este punto hay que viajar cuatro horas por vía terrestre hasta la ciudad de Zamora, desde donde se inicia una travesía de una hora sobre el río Nangaritza. Luego del viaje se conecta con la comunidad shuar de Shaime.

“Nuestro trabajo se basa en las organizaciones comunitarias que, a su vez, presentan diversas realidades. Ellos nos aportan con conocimientos empíricos invaluables. Mediante la autogestión, facilitamos procesos de intercambio de bienes a través de nuestras artesanías y servicios turísticos para generar una economía solidaria”, señaló Érick Ochoa, gerente de emprendimiento Pakariñan.

Según describe Ochoa, el paisaje natural en estos destinos dista del que comúnmente se admira en el callejón interandino. El volcán más cercano a esta zona turística es el Sangay, ubicado a más de 150 km de distancia, además del Chimborazo, a más de 200 km de este lugar.

En cuanto a su producción artesanal, el proyecto se denomina Maki Fairtrade, a través del cual se confeccionan y comercializan productos tradicionales como la macana de la chola cuencana.

Esta actividad, que se realiza en el sector de Bullay en Gualaceo, es uno de los productos estrellas en Pakariñan.

Para que los turistas puedan apreciar el ikat, Pakariñan ofrece también un recorrido que permite observar esta técnica ancestral, que es considerada Patrimonio Cultural Inmaterial del Ecuador.

El ikat permite que el telar sea amarrado a la cintura, mientras se va tejiendo y añadiendo nuevos componentes a un diseño textil.

Los chales que se producen han sido exportados a diversos países del mundo, y fueron usados por personajes de renombre mundial como la actriz mexicana Salma Hayek.

Trabajan por habilitar una página web para, en un par de meses, empezar a vender ‘online’. Su oferta incluye sombreros de paja toquilla elaborados en Gualaceo y Chordeleg, los cuales poseen detalles únicos en su diseño, como la inclusión de cuero, además de macanas con ribetes de cuero, bisutería, productos de lana de oveja y artesanías de Saraguro.

En cuanto a la alimentación, respetan las preferencias de los visitantes, sin imponer la gastronomía local, sino que la proponen previamente para que los turistas experimenten su sabor.

Según Érick Ochoa, se ofrecen platillos elaborados con maíz, papa y pollo. Para quienes quieran experimentar están el cuy y el chontacuro, este último en la provincia de Zamora Chinchipe.

Los precios para realizar estas rutas van desde los USD 40 hasta los USD 250. Se promocionan a través de Facebook, Instagram y en su página web www.pakarinan.com.