1 de abril de 2017 00:00

Potente y ‘fit’ con el zumba strong

Claudy de Narváez, Verónica Romero y Chris Smith, durante una clase de zumba strong.

Claudy de Narváez, Verónica Romero y Chris Smith, durante una clase de zumba strong. Colaboración Ventura Fitness Club, Fotos: Paúl Rivas / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 1
Paola Gavilanes
Redactora (I)

Potente y recargada. Así es la versión strong de zumba, un sistema de entrenamiento fitness que fusiona rutinas de ejercicios ejecutadas en intervalos de alta intensidad, al ritmo de música. Se diferencia del zumba tradicional porque los ejercicios son más intensos, pues esta versión tiene como objetivo tonificar cada músculo del cuerpo, quemar calorías y otorgar fuerza y resistencia.

Se distancia de la bailoterapia porque los movimientos son perfectamente sincronizados. “En una clase de baile tradicional, las personas mueven el cuerpo como quieren y pueden”, contó Chris Smith, entrenador certificado.

Eso les ayuda, principalmente, a liberarse del estrés y al­canzar una sensación de bienes­tar. Dependiendo de la intensidad con la que muevan las piernas y cadera, también pueden reducir medidas.
Durante una clase de zumba strong, los participantes realizan sentadillas, flexiones, zancadas, abdominales, entre otros movimientos, para activar los músculos de las piernas, glúteos, espalda, brazos y del core: incluye oblicuos y zona baja de la espalda.

“Se trata de un trabajo integral intenso”, contó Claudy de Narváez, deportista y entrenadora certificada. Esa práctica es ideal para corredores, escaladores, nadadores y personas que se dedican al deporte de aventura, ya que es uno de los pocos sistemas de baile que incluye rutinas de movimientos enfocados en activar músculos claves, como los abdominales, por ejemplo.

Un encuentro dura entre 40 y 45 minutos. Antes, cuenta Verónica Romero, también ‘coach’, los participantes cumplen con una serie de ejercicios para calentar músculos y articulaciones. Les toma cinco minutos.

Eso, según el fisioterapeuta Luis Rojas, reduce el riesgo de sufrir lesiones que pueden alejar a los participantes, en algunos casos, hasta por seis meses de los entrenamientos.

La misma importancia tienen los movimientos de estiramientos tras la clase. Con estos se reduce el dolor muscular y el cuerpo vuelve a la calma.

De Narváez recomienda los encuentros de zumba strong para personas de hasta 50 años, pues se trata de un sistema fuerte en el que se queman entre 500 y 700 calorías. Ese número puede incrementarse dependiendo de la intensidad con la que cada persona desarrolle cada ejercicio, de acuerdo con Romero. “La quema de calorías también depende del género, talla y edad de cada persona”, añadió Chris Smith.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)