7 de julio de 2017 10:01

El zika ya suma cinco neonatos con malformaciones en el país

Las investigaciones indican que existe una mayor probabilidad de malformaciones si el contagio con el virus ocurre en los tres primeros meses de embarazo.

Las investigaciones indican que existe una mayor probabilidad de malformaciones si el contagio con el virus ocurre en los tres primeros meses de embarazo. Foto: Archivo EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Elena Paucar

Los casos más recientes se registraron en el cantón Quevedo, en Los Ríos. El Ministerio de Salud Pública (MSP) confirmó a través de su boletín epidemiológico que son los cinco neonatos que presentan malformaciones congénitas, asociadas al virus zika que sus madres contrajeron durante el embarazo.

Los tres primeros fueron reportados en Manabí. Y hay tres niños más en análisis, con diagnóstico no concluyente, en Manabí, Esmeraldas y Guayas. En el 2016, Salud detectó 242 embarazadas con síntomas del virus, transmitido por el mosquito Aedes aegypti. Otras 418 fueron ubicadas en lo que va del 2017.

Son datos recopilados en las provincias de El Oro, Esmeraldas, Galápagos, Guayas, Los Ríos, Manabí, Santa Elena, Santo Domingo y Sucumbíos. Todas las pacientes ingresaron a un programa de control, para monitorear el desarrollo del feto durante la gestación.

Los casos de microcefalia, relacionados a zika, se reportaron por primera vez en el brote del 2015 en Brasil. Las investigaciones indican que existe una mayor probabilidad de malformaciones si el contagio con el virus ocurre en los tres primeros meses de embarazo.

En Ecuador, desde el 2016 han nacido 213 bebés de madres con diagnóstico de zika. Uno falleció y cuatro están bajo observación porque, si bien no presentan anomalías, se confirmó la presencia del virus en las gestantes.

La microcefalia es un trastorno neurológico que se caracteriza por la reducción del cráneo del bebé. Está ligado a una serie de complicaciones en el desarrollo físico e intelectual del niño, problemas de motricidad, auditivos y de visión.

En algunos casos puede ocurrir una detención del perímetro cefálico durante los primeros años de vida. Por eso, el Ministerio de Salud mantiene un control de todos los hijos de madres con zika, hasta los 18 meses de edad.

Las visitas incluyen acompañamiento psicológico para las familias. En países como Brasil y Colombia ya se han reportados casos de abandono del hogar, especialmente del padre, debido a la microcefalia en los niños.

La investigación en torno al virus no se detiene. La semana pasada, en la Universidad Internacional SEK de Quito, se presentaron algunos avances de estudios internacionales sobre el desarrollo de vacunas para frenar las consecuencias del virus.

El virólogo Scoot Weaver estuvo a cargo de la conferencia. El especialista es director del Instituto de Infecciones Humanas e Inmunidad y coordina un proyecto pedido por el Gobierno de Brasil al Centro Médico de la Universidad de Texas en Galveston, EE.UU.

Científicos de este centro visitaron Brasil, particularmente la región del noreste, para recolectar muestras que ahora son analizadas en laboratorios de alta bioseguridad. Weaver explicó hay varios prototipos desarrollados en los últimos años, en fase de análisis. Algunos modelos son con virus inactivados. En otros han empleado genes del virus de fiebre amarilla y genes del envoltorio del virus zika.

“El problema con la mayoría es que se necesitan de dos a tres dosis para proteger. Además, usar un virus vivo en mujeres genera un problema mucho más fuerte de seguridad, porque aún se desconoce la posibilidad de infectar al feto”, dijo el científico durante la charla.

Ecuador suma 1 646 casos de zika en el país en lo que va de este año. Las cifras en mujeres son las más altas, en especial entre quienes están en edad fértil (entre 20 y 49 años). Este grupo concentra 758 casos.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)