3 de octubre de 2016 10:04

Yoshinori Ohsumi, el Nobel de Medicina que se salió de los caminos marcados

El científico japonés Yoshinori Ohsumi fue galardonado con el premio Nobel de Medicina 2016 por el descubrimiento del mecanismo de la autofagia celular. Foto: EFE.

El científico japonés Yoshinori Ohsumi fue galardonado con el premio Nobel de Medicina 2016 por el descubrimiento del mecanismo de la autofagia celular. Foto: EFE.

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 7
Agencia AFP

El japonés Yoshinori Ohsumi, galardonado con el premio Nobel de Medicina por su contribución para la comprensión de la renovación celular, afirma haber evitado siempre los campos de investigación más populares.

“No me gusta la competición. Me divierto haciendo lo que otros no hacen, más que haciendo lo que todo el mundo quiere hacer”, declaró durante una conferencia de prensa en Tokio tras el anuncio de su premio.

“Era mi sueño cuando era un niño pequeño pero dejé de pensar en el Nobel desde que me hice investigador” , agregó. Es el 25º japonés en ganar un premio Nobel, y el cuarto en obtener el de Medicina, según los medios de comunicación nipones.

Ohsumi, de 71 años de edad, con el rostro sonriente, barba blanca sin bigote, y gafas sin montura, realizó la mayor parte de su carrera de biólogo en la Universidad de Tokio.

Allí llevó a cabo experimentos sobre el proceso de la autofagia, del que dio las claves esenciales para conocer el envejecimiento y la respuesta del cuerpo ante el hambre y las infecciones. El proceso autofágico está implicado en varias afecciones, como el cáncer y las enfermedades neurológicas.

Este ámbito de la investigación “no atraía mucho la atención en el pasado, pero ahora estamos en una época en la que se pone un mayor acento sobre esto”, consideró ante cámaras de la cadena pública NHK.

Afirmó haberse “sorprendido” cuando el secretario del jurado, Thomas Perlmann, lo llamó por teléfono: “cuando empecé mis trabajos hace 27 años, había 20 artículos [sobre el tema], [ahora] quizá haya 5 000” , declaró.

Preguntado más tarde durante la rueda de prensa sobre los recortes financieros en todo el mundo para la investigación básica, aseguró estar “preocupado”. “Es divertido trabajar sin saber dónde va uno. Es difícil saber qué puede conducir a un resultado. Espero que la sociedad se preocupe pacientemente de la investigación básica”, apostilló.

Nacido poco antes del fin de la Segunda Guerra Mundial en la ciudad de Fukuoka (suroeste), en la isla meridional de Kyushu, donde su padre era profesor de ingeniería, creció en un entorno universitario. Es el más joven de cuatro hermanos.

Afirma que se vio “influido” por su padre al elegir carrera, sintiéndose más interesado por las ciencias naturales que por las disciplinas industriales, según explicó en una entrevista con la revista Journal of Cell Biology en 2012. Antes de entrar en la Universidad de Tokio, obutvo un puesto posdoctoral en la Universidad Rockefeller de Nueva York.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)