20 de March de 2014 00:02

El yoga de la risa alivia males físicos y emocionales

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 2
Contento 0

Cuando cae el sol en el parque de la Kennedy (Guayaquil) sucede un ritual peculiar. Cada jueves, junto a las canchas de básquet, se oye el estruendo de un coro de carcajadas. Es un grupo de adultos en ronda.

Parecen niños. No les incomodan las miradas serias de quienes pasan al trote. Tampoco el chirrido molesto del coche de un pequeño que cruza la frontera de este redondel humano. Y menos la pareja de enamorados sentada enfrente.

Aquí se reúnen Jorge, Gloria, Alberto, Rocío… Son ejecutivos, terapistas, profesionales que a diario dejan el trabajo a un lado y se concentran para reír a todo pulmón.

[[OBJECT]]Ellos practican el denominado yoga de la risa, dos palabras que parecen incompatibles hasta antes de toparse con esta comunidad. "No hay que tener razón para reír. Respiramos y reímos como una decisión. Y todo cambia dentro de nuestro cuerpo", cuenta sonriente Ricardo Llorenti. "Sí, es como llorar pero de risa".

Él es el líder de esta sesión de alegría y respiraciones profundas. Aprendió la técnica hace cuatro años directamente de su creador, el hindú Madam Katari. Desde entonces, confiesa, experimentó un alivio interior, no deja que el estrés lo agobie y ha ayudado a muchas personas a superar problemas físicos y emocionales.

"Un 87% de las enfermedades es generado por el estrés. La risa actúa como un analgésico y todo esto tiene una explicación científica. Al reír las personas generamos endorfinas, la hormona de la felicidad. Nuestro corazón aumenta su capacidad de bombeo, nuestro sistema inmunológico se activa; todo mejora".

En síntesis, para Llorenti ese es el poder sanador de la felicidad. Y resulta tan importante que incluso la Organización de las Naciones Unidas (ONU) decretó el Día Internacional de la Felicidad cada 20 de marzo "para reconocer la relevancia de la felicidad y el bienestar como aspiraciones universales de los seres humanos".

Sebastian Gendry llegó a Guayaquil para festejar este día. Cuando ríe no puede ocultar esa esencia francesa que da un toque especial a su carcajada. Pero no siempre logró reír con soltura y espontaneidad.

"Era un empresario exitoso hasta que tuve una crisis de estrés. Trabajaba hasta 34 horas seguidas. Entonces dijo: no quiero ser el hombre más rico del cementerio".

[[OBJECT]]

Su experiencia lo llevó a Bombay (India), para contactarse con los clubes de la risa. Ese fue un viaje del intelecto al espíritu de la felicidad. "Era algo que mi mente no podía entender. Hacían cosas muy raras como la risa del león; sacaban la lengua -y lo hace-. Y me preguntaba, ¿por qué?".

La búsqueda de esa respuesta le llevó a librarse de los prejuicios y a crear, hace 10 años, el método Bienestar y Alegría -también es parte de la Universidad de la Risa-. "Es similar al yoga de la risa como el vino es similar al champán -bromea-. Es lo mismo pero no es igual".

Este método está basado en la psicología propositiva, con ejercicios de interacción en grupo, afirmaciones positivas, cantos, bailes, juegos, movimientos y técnicas sencillas que compartirá desde hoy en el Primer encuentro con tu felicidad, en el Centro Cultural Simón Bolívar de Guayaquil.

"No se trata de hacer reír, se trata de compartir tu risa", dice mientras hace el símbolo del mudra: lenguaje de la alegría con las manos.

El abrazo es una de las tantas formas de transmitir esa alegría. Por eso cuando Raquel Rodríguez abraza a alguien respira profundo y disfruta sentir el zapateo del corazón en el pecho del otro. "¿Lo escuchas? El abrazo es sanador".

La creadora de la fundación Narices Rojas Ecuador -que ha llevado sonrisas a más de 160 000 personas- es igual de alegre con o sin su nariz de clown. Para ella, la felicidad fue y es un antídoto desde que le diagnosticaron miastenia gravis. Esta es una enfermedad crónica degenerativa que debilita los músculos.

Estuvo siete días en cuidados intensivos luego de una cirugía a corazón abierto que hasta ahora le marca el pecho con una larga cicatriz. "Me recomendaron llevar una vida sedentaria y es lo que menos he hecho hasta el momento". Y suelta una risotada. "Mi secreto está en ser feliz en todo momento, en hacer lo que me gusta, en el teatro".

Hacer una mirada interior y tomar la decisión de ser feliz, a pesar del oscuro panorama, es casi una filosofía de vida que Raquel aconseja poner en práctica. "Ante una situación negativa se puede ver el vaso medio lleno, medio vacío o mitad agua y mitad aire y así todo es mejor. Todo depende de cómo se lo quiera ver, la decisión está en cada uno".

En contexto

Hoy es el primer día de conferencias bajo el título Decide ser feliz. Es de 18:30 a 22:00 en el Centro Cultural Simón Bolívar. Mañana será el encuentro con Sebastien Gendry, creador del Método Bienestar y Alegría, de 09:30 a 16:30 en el Puerto Santa Ana.

La frase

"La risa es parte de una solución moderna a un problema antiguo".

Sebastien Gendry Creador del método Bienestar


Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (0)