1 de febrero de 2017 00:00

Xavier Rivadeneira: ‘En Ecuador hace falta formación académica musical’

reside en Hungría desde hace casi 30 años. En ese país ha hecho su formación musical profesional y aprendió sobre pedagogía.

Xavier Rivadeneira reside en Hungría desde hace casi 30 años. En ese país ha hecho su formación musical profesional y aprendió sobre pedagogía. Foto: Diego Pallero / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 4
Pamela Castillo

El tenor húngaro-ecuatoriano Xavier Rivadeneira tiene un sueño: formar pedagogos en Ecuador que puedan, a su vez, formar a futuros músicos. Dictará talleres desde este miércoles 1 de febrero de 2017 y hasta este sábado, de 16:00 a 20:30, en la Facultad de Teología de la Universidad Católica.

En sus cursos hablará acerca del método Kodály, que rinde homenaje al músico húngaro Zoltán Kodály (1882-1967), que promovió la formación musical en los niños desde el período de gestación y la educación del oído desde la infancia.

¿En qué consiste su proyecto musical en dirección coral y canto?

Tiene que ver con el área pedagógica y la formación artístico-musical. Llevo 10 años efectuándolo y he buscado y juntado gente que esté consciente de la necesidad de crear escuela en Ecuador. Obtuvimos la personería jurídica para la formación de la institución MusArte, que tiene dos núcleos: uno en Budapest, Hungría, y uno en Cuenca, formado con alumnos míos y gente que está involucrada con el canto, la ópera y la música académica.

¿Cuál es el objetivo de estas fundaciones?

Tratar de implementar el sistema Kodály en la educación media y general del ecuatoriano en las nuevas generaciones. Esto es complejo porque intervienen instituciones del Estado, como el Ministerio de Culturta y el Ministerio de Educación. Estamos tratando de impulsar esto para ver qué colaboración tendremos, de instituciones privadas o públicas.

¿De qué se trata el método Kodály?

Es un sistema que forma al niño a través del canto. Zlotán Kodály dice que nacemos con un instrumento que hay que cultivar. Hay que olvidarse de que hay gente afinada y desafinada: hay gente que ha tenido contacto con la música y otra que no. El método forma al niño, no dándole instrucción y formación musical desde primer grado, sino que, a través del canto y ritmos populares, se acerque a la música para formar su oído desde cero hasta que pueda leer música. En Europa hay gente que no es profesional pero lee partituras.

¿Cómo se crea esa familiaridad entre el niño y la música?

Hay que dejar de creer que la música académica es de élite, como se piensa. Se inicia desde lo folclórico, lo nuestro, no lo que ahora pasan los medios de comunicación que es lo que está de moda, lo comercial, las búsquedas de talento que hacen creer al niño que se puede hacer millonario y famoso en un mes. Esto es un negocio: la formación cuesta tiempo, trabajo y esfuerzo. La idea es formar al niño, familiarizarlo, educarle el oído para que aprenda y lea música. La música debe ser parte académica, como la matemática, la geografía, el idioma...

¿Quién debe estar detrás de esa formación?

Las clases de música no deben ser como en mis tiempos: era la hora social donde todos hacían lo que podían. Debe dictarse por pedagogos especializados y los coros deben ser un semillero de cantantes, para que los que sobresalgan tengan una formación específica. Necesitamos formar pedagogos que puedan dar esa educación. El otro proyecto es la creación de una escuela de canto y de ópera. Por quinto año consecutivo preparamos el Cuenca Ópera Fest, donde presentamos óperas con piano y la Orquesta de la Facultad de Artes de la Universidad de Cuenca. En junio de este año será la primera vez que pondremos en escena una ópera: ‘La Traviata’ de Verdi.

Los talleres que dictará en Quito, ¿para qué público estarán dirigidos?

Serán para pedagogos o para músicos que ya tienen cierta formación. La idea es dar una formación a estos pedagogos para que puedan continuar con este trabajo con las nuevas generaciones. En los talleres estará el maestro Zoltán Sándor. El objetivo en adelante será traer pedagogos y maestros euopeos para formar una escuela en Ecuador. Ahora que tenemos la personería jurídica, auspiciados por la Embajada de Hungría en Ecuador que reabrió hace un año, estoy trayendo a un especialista que va a dictar cursos del método Kodály de técnica y dirección de coros.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (0)