14 de febrero de 2017 18:03

Un sitio web recopila historias de 'donde el amor es ilegal'

En el 2014,  el fotógrafo Robin Hammond emprendió el proyecto Where Love Is Illegal que busca contar las historias de violencia y persecución de las comunidades Glbti a nivel mundial. Fotos: Instagram/ @whereloveisillegal.

En el 2014, el fotógrafo Robin Hammond emprendió el proyecto Where Love Is Illegal que busca contar las historias de violencia y persecución de las comunidades Glbti a nivel mundial. Fotos: Instagram/ @whereloveisillegal.

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 2
Sorprendido 0
Contento 0
Redacción Elcomercio.com

A nivel mundial, 72 países tienen leyes que penalizan la homosexualidad. La mayoría de ellos están ubicados en Asia y en África y las penas pueden ir desde la prisión hasta la pena de muerte.  

De estos países surgen, en su gran mayoría, historias de discriminación, agresiones y violaciones a los Derechos Humanos de los miembros de la comunidad Glbti. Estos relatos son recopilados en la página Where Love is Illegal (Donde el amor es Ilegal) que documenta "las historias de discriminación y superviviencia de personas Glbti", según la descripción del sitio web. 

El fin del proyecto es “que las personas compartan sus historias de discriminación”.  El sitio web invita a quienes lo visitan a leer los relatos, compartirlos y contribuir con los propios. "Dile al mundo que no nos callaremos", reza la descripción antes de mostrar las imágenes

Hasta este 14 de febrero de 2017, la publicación más reciente contaba la historia de Rocco, un hombre homosexual de Estados Unidos que visitó Italia “pensando que estaría en un ambiente más abierto”. No fue el caso.

Según el relato, cuando la familia del lugar en el que se hospedaba se dio cuenta de que era homosexual la reacción fue de furia e indignación. “Parecían estar más incómodos de lo que yo estaba. La madre gritaba ‘a todo pulmón’ que ser gay estaba mal y que el país debía permanecer puro. No supe qué pensar”, dice Rocco.

El portal invita a los seguidores a contar también sus historias. Es así como han llegado relatos desde países como Uganda donde la homosexualidad está penada con cadena perpetua desde 1984.

Allí,  Miiro, de 25 años, fue  arrestado y golpeado por ser homosexual. Fue liberado cuatro días después gracias a la intervención de activistas de Derechos Humanos, pero cuando ocurrió el hecho, lo golpearon y flagelaron por casi media hora.

Detrás de ‘Where Love Is Illegal’, según su sitio web “hay un grupo de personas que cree que los Derechos Humanos son universales y que la persecución por motivos de sexualidad o identidad sexual debe acabar”.

El proyecto se inició en el año 2014 por Robin Hammond, un fotógrafo y activista de los Derechos Humanos que había viajado por África subsahariana con el fin de documentar los problemas sociales que veía en su trayecto.

Mientras trabajaba en Nigeria, tuvo la oportunidad de conocer de la historia de cinco hombres que habían sido arrestados y flagelados por ser homosexuales.

Unos días después conversó con ellos. “No tenían donde vivir y estaban escondidos. Se enfrentaban a un futuro espantoso e incierto”, según el sitio del proyecto. Hammond capturó sus fotografías y sus historias y aplicó al programa Getty Grant for Good que ofrece financiamiento para que un diseñador y un fotógrafo trabajen juntos en una campaña de sensibilización.

Junto con Erin Joy, diseñadora, ganaron USD 20 000 y así nació el proyecto que actualmente busca expandirse por todo el mundo. Es por ello que , quienes así lo deseen, tienen la opción de compartir su historia y que esta sea publicada sin importar el lugar de donde vengan las personas o los avances que haya logrado la comunidad Glbti en ese país.

Es el caso de Wendy, un hombre homosexual de Brasil que creció en una familia católica tradicional y que, a lo largo de su vida, se ha enfrentado a la discriminación y persecución de sus compañeros de clase y de su familia.

“Solían lanzarme bolas de papel, dañar mis cosas, llamarme m… Una vez incendiaron la parte de debajo de mi asiento durante una clase y al día siguiente un chico me puso un cuchillo en el cuello”, recuerda en su testimonio.

Pese a sus vivencias, su imagen lo muestra sonriente. Actualmente es estudiante de enfermería y quiere usar su experiencia “para ayudar a otros que se encuentren en una situación tan vulnerable como en la que yo estuve”, afirma.

Wendy no es el único. Desde los Estados Unidos, uno de los países que ha hecho más avances en los derechos de las comunidades Glbti en los últimos años, Ángela cuenta que luchó con su sexualidad durante gran parte de su vida. 

"Nos decían que la homosexualdiad no es natural y que es un pecado. Aunque no soy cristiana, siento que sus palabras se quedaron en mi interior durante muchos años porque sentía mucha vergüenza de mi misma por estar atraída hacia las mujeres", cuenta. 

El sitio también se mantiene activo en las redes sociales. En Instagram el proyecto cuenta con más de 137 000 seguidores. Allí se publican únicamente las imágenes de las personas que han hecho llegar su testimonio al sitio con una pequeña descripción. Quienes así lo deseen pueden ingresar al portal web y conocer la historia con más profundidad. Los textos son narrados en primera persona. 

Allí se aloja también la historia de Cameron, un hombre transgénero que compartió una imagen de su graduación en el año 2013. Un mes después cortó su cabello e inició su cambio de sexo. "Un mes antes, mi padrastro me dijo que estaba haciendo a mi mamá llorar hasta quedarse dormida por mis decisiones" esto sucedió un mes antes de su último intento de suicidio. 

La imagen fue enviada en el año 2016 y el hombre afirma que nunca había estado tan feliz. "Si me preguntabas en el 2013 dónde me veía en el futuro te hubiera dicho que muerta. Hoy, la historia es diferente. Hoy estoy viviendo", dice el final de su texto. 

"Todo sucedió muy rápido", recuerda Ruslan un hombre homosexual de Rusia. "Me golpearon la cabeza con un bate de Baseball". Como consecuencia de las múltiples agresiones sufre actualmente de desmayos recurrentes, dolores de cabeza y sangrados de nariz.

Él cuenta que por su aspecto físico era "el blanco perfecto" en un país donde la homosexualidad fue despenalizada en 1917, recriminalizada en 1933 y legal desde 1993. En el 2013 entró en vigencia en el país una ley federal que criminaliza la distribución a menores de edad de materiales que promuevan las relaciones sexuales no tradicionales. 

Natalie huyó de Siria luego de escuchar que en el país un hombre homosexual había sido atrapado. "Ellos lo mataron y lo dejaron en la basura", recuerda. El relato le hizo notar que su identidad de género la volvía un potencial objetivo de mismo tipo de violencia. 

En Instagram, el proyecto ha hecho 295 publicaciones hasta la tarde de este 14 de febrero. Hombres, mujeres, transgénero, transexuales y más miembros de la comunidad Glbti son los que llenan los espacios de Where Love Is Illegal que nació y se mantiene con el fin de abogar por los  Derechos Humanos de los miembros de la comunidad. 

El espacio nació y se mantiene con el fin de hacerle frente “a la discriminación, a la persecución y a la violencia vividas por personas que no pueden ser más que quienes son desde el momento en que nacieron, personas que se niegan a callar”, explica el sitio.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (4)
No (1)