16 de mayo de 2015 10:56

Violetta, ilusión sonora y visual

El concierto de Violetta se llevó a cabo en el estadio Olimpico Atahualpa. Foto: Maria Isabel Valarezo / El Comercio

El concierto de Violetta se llevó a cabo en el estadio Olimpico Atahualpa. Foto: Maria Isabel Valarezo / El Comercio

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 5
Triste 1
Indiferente 6
Sorprendido 1
Contento 26
Luis Fernando Orquera

Todo concierto se vuelve real para un seguidor en el momento que adquiere la entrada. En ese momento de profunda ilusión por parte del fan, hay un compromiso tácito del que la emite ese documento numerado y que anuncia al anhelado artista: asegurar que todo el espectáculo -no solo las luces, el sonido y los visuales- esté garantizado.

En el marco de lo escénico todo funcionó la noche del 15 de mayo en el concierto de Violetta. El telonero ecuatoriano Maykel se presentó con ‘hits’ como A prueba de todo, Violeta o Guapa con el respaldo de los padres y niñas que de a poco llenaban el Atahualpa. Su sonido estuvo a punto con un ensamble acústico, simple pero efectivo a la hora de telonear.

Al terminar la presentación del manabita, era claro que el aforo no se llenó del todo. Había claros sobre todo a los costados de las localidades ubicadas en la cancha y en algunos sectores de la tribuna frente al escenario. Sin embargo, el marco de público era importante. Primaba el violeta, el logo de la serie de Disney en las mejillas de las niñas, las banderas, los botones y los pósters.


El ambiente era relajado en la espera del acto principal. Una vez empezado el show de Violetta las luces de público se apagaron.

El gran escenario de tres pisos estaba decorado con gigantes pantallas LED que proyectaban animaciones que causaban impresión a grandes y pequeños. Sobre la tarima aparecieron bailarines que jugaban con luces negras y fluorescentes y pasos sincronizados.

De ahí en más, sonaron sin pausas y con un guión apretado los acordes coreografiados de cada tema. El show abarcó todos los éxitos musicales de la serie como Tienes el talento, Podemos, Are You Ready for the Ride?, Yo soy así y una veintena más. La banda, conformada por un quinteto, era tan precisa como un cirujano y su sonido en vivo era nítido.

Las voces también. Pese a que había algunos coros sampleados y algún tipo de procesamiento vocal en ocasiones, era claro que los cantantes hacían su trabajo en vivo y con sus propias cuerdas vocales. Los personajes de Violetta, Ludmila, León o Maxi demostraron a capela y con banda sus talentos detrás del micrófono.

Para las niñas todo era como una burbuja mágica en donde sus ídolos estaban tan cerca como nunca. El canto, el baile, las luces, el sonido y la actuación de pequeñas escenas con alguna que otra referencia a la Mitad del Mundo y a la altura eran el sueño hecho realidad de la mayoría.

El concierto estaba ya en su segunda mitad cuando Violetta interpretó en acústico el tema Soy mi mejor momento, una balada. Violetta y León se juraban amor y compartían un beso seguido por los gritos de emoción de miles de pequeñas, que continuaron hasta el final de la presentación.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (69)
No (14)