25 de octubre de 2016 14:49

El gran drama de la violencia de genero en Latinoamérica es la impunidad

Luiza Carvalho es la Directora Regional de ONU Mujeres, la entidad de las Naciones Undias para la Igualdad de Género y el Empoderamiento de las Mujeres, para las Américas y el Caribe. Foto: unwomen.org.

Luiza Carvalho es la Directora Regional de ONU Mujeres, la entidad de las Naciones Undias para la Igualdad de Género y el Empoderamiento de las Mujeres, para las Américas y el Caribe. Foto: unwomen.org.

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Agencia EFE

La directora regional de ONU Mujeres para las Américas y el Caribe, Luiza Carvalho, dijo hoy 25 de octubre de 2016 en una entrevista que "el gran drama" de la región ha sido la impunidad con la que se ha tratado la violencia contra la mujer.

"Mientras tengamos un sistema (judicial) que no responde con la calidad y el tiempo correcto, vamos a tener una situación donde la mujer sigue siendo la víctima", manifestó Carvalho.

La directora regional de ONU Mujeres, que se encuentra en Montevideo (Uruguay) con motivo de la XIII Conferencia Regional sobre la Mujer de América Latina y el Caribe, apuntó que aunque la prevención es la mejor respuesta para acabar con la violencia, también hay que establecer un fuerte marco regulatorio.

"Entre que se desarrolla la prevención, tiene que haber un mensaje claro por parte del Gobierno y del país de que esa sociedad no tolera la violencia contra la mujer", recalcó.

Como ejemplo, explicó que Costa Rica consiguió reducir su tasa de feminicidios a un 20 % en cuatro años, después de garantizar con una ley que todos los casos de muerte de mujeres serían analizados y juzgados en menos de 12 meses.

La violencia "por el simple hecho de ser mujer", que se ha recrudecido en los últimos tiempos en la región, "no puede seguir", aseveró Carvalho.

Respecto a las más recientes marchas de repulsa contra la violencia de género que ha habido en países como Argentina bajo el lema "#NiUnaMenos", dijo que se trata de "una reacción muy fuerte de una sociedad que esta harta, que ya no quiere vivir bajo estos parámetros, que no quiere ver más que esto ocurre en sus sociedades".

Otro de los grandes desafíos de la región, sino el más importante para la representante de la ONU, es "proteger las ganancias" que ha habido en la región.

"Si miras de manera agregada esta región fue la que tuvo mas ganancias comparada con todo el resto del mundo: en términos de participación económica de la mujer, de los derechos, de las leyes, de la participación democrática", explicó.

Aun así, insistió en que el ritmo de los avances tiene que mejorar.
"Hoy por hoy si las cosas se mantienen como son, la mujer va a tardar 70 años para obtener la igualdad de condiciones, de trato y de oportunidades de los hombres. Necesitamos acelerar", dijo.

En materia de derechos reproductivos y de educación sexual, Carvalho se refirió a las limitaciones de ONU Mujeres, sobre todo en el tema del aborto, que es "autonomía de cada país".

"Pero por detrás de esto (el aborto) está un gran drama que es la absoluta ausencia de políticas de salud sexual y reproducción en la región", afirmó.

"Hoy se discute el aborto como una política que pudiera resolver un problema, pero no una solución, sino que es una alternativa que debe ser incluida en un marco más grande de una política sexual y reproductiva, que pueda dar condición opciones, sobre todo a los y las adolescentes", añadió.

Según explicó Carvalho, el 60 % de los embarazos en América Latina y el Caribe no es deseado y la única tasa que crece de fertilidad en esta región es entre las adolescentes.

Asimismo, subrayó la importancia de cuando se elija seguir adelante con un embarazo, la paternidad debe ser compartida y responsable.

"Hay un dato muy interesante que se desprende de un estudio para América Latina y Caribe y es que los hombres que acompañan y participan activamente en la gestación, crecimiento y crianza de sus niños, reducen significativamente las manifestaciones y rasgos violentos contra la mujer", indicó.

Para impulsar el cambio, Carvalho resaltó la importancia de las políticas públicas -especialmente centradas en la eliminación de la pobreza que sufren en mayor medida las mujeres que los hombres en la región-, que en los últimos años fueron decisivas para mejorar la situación de la mujer.

Añadió que estas políticas públicas son "necesarias" para cambiar sociedades "tan centradas alrededor de la figura masculina que se parece que todo lo que no es centricamente masculino es secundario o subordinado".

Carvalho también resaltó la importancia del papel del hombre en el proceso. "Muchas veces hablas de esto con un hombre y su reacción es hasta de espanto. Muchas veces actúan de una manera tan automática que ni perciben que podrían ser más inclusivos para que se proteja socialmente la figura de la mujer", especificó.

Lo que ONU Mujeres busca es un movimiento "de dos direcciones", en el que exista una actitud cada vez más apoyada de que incluir a la mujer al sector público y al mercado laboral, pero también que el hombre "se involucre más, y cada vez de forma más transformadora, en su ambiente doméstico y privado", concluyó.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (2)
No (0)