17 de noviembre de 2016 16:18

Video pornográfico grabado en calles de Madrid genera polémica en España

La sanción que podrían enfrentar la empresa responsable sería por un delito de exhibicionismo

La sanción que podrían enfrentar la empresa responsable sería por un delito de exhibicionismo. Foto: Captura

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 36
Triste 3
Indiferente 1
Sorprendido 13
Contento 38
Redacción Elcomercio.com

La Glorieta de Atocha, un lugar turístico de Madrid, España, se convirtió en el escenario para la grabación de un video pornográfico. Ante la mirada incrédula de varios transeúntes, dos actrices caminaron por las calles de la capital española y llevaron cabo sus performances que, entre otras cosas, incluyeron interpretaciones de sadomasoquismo y erotismo.

El hecho trascendió en portales internacionales como el Diario El Mundo, EL País de España y Antena 3, el pasado 16 de noviembre de 2016. Uno de los aspectos que más llamó la atención de los medios es que las secuelas fueron filmadas a plena luz del día y en lugares tradicionales de la ciudad, como la plaza del Callao, la plaza de Toros de Las Ventas, y la propia plaza del Emperador Carlos V.

Según la información del ayuntamiento de Madrid, realizar ese tipo de grabaciones no es prohibido. Es decir, en dicha ciudad no es necesario pedir permiso para filmar ese tipo escenas mientras no se utilice un trípode, lo que se traduce a que no exista un uso del suelo público.

Bajo ese tecnicismo, la productora Kink, responsable del rodaje, logró continuar con el filme y hasta publicarlo en su página web.

Dos actrices caminaron por las calles de la capital española y llevaron cabo sus performances que incluyeron interpretaciones de sadomasoquismo.

Dos actrices caminaron por las calles de la capital española y llevaron cabo performances que incluyeron interpretaciones de sadomasoquismo. Foto: Captura


En abril pasado, interpretaciones similares acontecieron en la ciudad de Barcelona. De igual manera, la tónica por parte de las actrices fue situarse en escenas de sadomasoquismo.

Los lugares escogidos fueron la Rambla y la Catedral. Al mantener unas legislaciones que no precisan prohibiciones específicas para ese tipo de filmes, la empresa de entretenimiento para adultos logró que sus productos salgan al aire con las famosas capitales como locaciones.

Lo única sanción que podrían enfrentar la empresa responsable sería por un delito de exhibicionismo contemplado en el Código Penal del país europeo, pero siempre y cuando la grabación se hubiera realizado delante de “menores e incapacitados”.

En el 2011, una situación similar se presentó en la ciudad colombiana de Cali. La locación utilizada por una empresa de cine porno fue el estadio Pascual Guerrero. Las actrices y actores ingresaron al escenario deportivo y llevaron a cabo conversaciones subidas de tono que, según las autoridades locales, no correspondían al lugar.

Los responsables del dicho corto tendrían como pasado haber utilizado sitios emblemáticos del país cafetero como el Castillo de San Felipe y una estación de bomberos de Puerto Colombia, en el Atlántico.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (21)
No (45)