21 de marzo de 2017 09:57

El veneno de una araña podría ayudar a las víctimas de un infarto cerebral

Imagen referencial. Una proteína que se obtiene del veneno de una araña podría proteger al cerebro luego de un infarto cerebral. Foto: AFP.

Imagen referencial. Una proteína que se obtiene del veneno de una araña podría proteger al cerebro luego de un infarto cerebral. Foto: AFP.

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 3
Contento 7
Agencia AFP

Una proteína extraída del veneno de una araña podría proteger el cerebro tras sufrir un ictus, también conocido como infarto cerebral, descubrieron investigadores australianos.

“Creemos que hemos encontrado por primera vez una manera de minimizar los efectos devastadores” de un ictus, dijo el profesor Glenn King, del Instituto de Biociencia Molecular en la Universidad de Queensland, en Australia.

El descubrimiento fue publicado el lunes (20 de marzo de 2017) en Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS), la revista de la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos.

La proteína, llamada Hi1a, bloquea el mecanismo cerebral responsable de los daños provocados por un ictus.

“Los estudios preclínicos demuestran que una simple dosis de esta proteína, administrada ocho horas antes de un ataque cerebral, protege los tejidos cerebrales y mejora enormemente la actividad neurológica”, indica el investigador.

“Este descubrimiento nos ayudará a dar perspectivas más favorables a los supervivientes de un ictus, limitando los daños cerebrales y las secuelas devastadoras que provocan”, según King.

El ictus, provocado en algunos casos por la ruptura de un vaso sanguíneo, provoca la muerte cada año en el mundo de seis millones de personas y deja cinco millones de supervivientes con secuelas permanentes.

“Uno de los aspectos más prometedores de esta proteína es que ofrece niveles excepcionales de protección durante las ocho horas posteriores a un ictus”, indica.

Esta proteína también ofrece cierto grado de protección a las regiones centrales del cerebro, las más afectadas por la falta de oxigeno consecuencia del ictus.

“Ahora estamos trabajando en reunir los fondos necesarios para financiar ensayos clínicos y poder comercializar rápidamente este tratamiento prometedor”, dijo King.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (0)