8 de febrero de 2016 00:00

Más opciones para eliminar el vello

Edwin Gaona optó por la depilación con cera. Abajo, se realiza depilación con IPL. Foto: Patricio Terán / EL COMERCIO

Edwin Gaona optó por la depilación con cera. Abajo, se realiza depilación con IPL. Foto: Patricio Terán / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 1
Indiferente 3
Sorprendido 1
Contento 3
Paola Gavilanes

Axilas, espalda, piernas, bigote, biquini… Todas, absolutamente todas, las partes del cuerpo son depilables. Antaño, la única herramienta con la que se contaba para deshacerse de esos vellos era la afeitadora. Ahora, hombres y mujeres disponen de cinco alternativas más.

En esa lista está la depilación definitiva: a través del uso de láser o de la luz pulsada (IPL), ambas son conocidas como fotodepilación, método que consiste en destruir los folículos pilosos para que el vello deje de crecer, sin efecto secundario.
La diferencia entre depilación con IPL y con láser radica en la forma en la que se aplica la luz. En la fotodepilación láser, la luz es unidireccional y monocromática, mientras que en la IPL el haz de luz es policromático y se mueve en diferentes direcciones, abarcando más piel en un solo ‘disparo’ y menor tiempo.

En ambos casos se requiere de entre ocho y 10 sesiones para eliminar los vellos de forma definitiva. Después, según Lorena Acosta, cosmiatra en Depilarte, se requiere de un mantenimiento cada seis meses o cada año.

Carla Gordón, usuaria de la depilación con IPL, corroboró lo dicho por Acosta al decir que “después solo retiras uno que otro vello con la pinza”.

Para que el tratamiento sea efectivo se requiere de constancia y de una especialista con el suficiente conocimiento y práctica para evitar quemaduras.

En el caso del IPL, las sesiones, que dependen de la zona, se realizan cada 21 días y el requisito es que el cliente los visite con un vello que mida entre 2 y 3

milímetros, para que la luz lo atraviese y llegue hasta el fo­lículo. En el caso de la fotodepilación con láser se necesita de una afeitada previa y las sesiones se realizan cada mes o cada dos meses. Cada sesión, en promedio, cuesta USD 27.

Para depilar con cera -miel de abeja- se requiere de un vello de 5 a 6 milímetros de largo, “para que se peguen al paño y podamos retirarlos”. Esa es la sugerencia de Soraya Crespo, representante de Depilec.

La depilación con cera tampoco tiene efectos secundarios, siempre que una persona capacitada sea la que coloque la miel (caliente) y retire el vello. Aquellos que tienen acné y alergia necesitan la aprobación de su médico de cabecera, pues la cera podría irritar su piel.

Para evitar sustos, el personal que trabaja en Depilarte llena una ficha con los datos del cliente. Les está prohibido depilar a personas que ingieran un determinado tipo de medicamento. “Aquí tenemos la lista y antes de empezar siempre dialogamos con el cliente”, aseguró Acosta.

Hilo 
Sirve para retirar, sobre todo, el vello que aparece en el
rostro y en las axilas.

Cuchilla
El vello crece más rápido y más grueso cuando se lo retira con una afeitadora.

Crema 
Es una  solución rápida y  económica,pero corre el riesgo de quemar su piel.

Láser 
Se trata de una depilación definitiva en un número determinado de sesiones.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (3)
No (0)