31 de octubre de 2014 18:43

¿Se terminó el sueño de las vacaciones en el espacio?

La cápsula Cygnus, que despegó junto al cohete Antares el 13 de julio de 2014, se acopló a la Estación Espacial Internacional (ISS) para entregar provisiones a los astronautas que allí habitan. Foto: AFP

La cápsula Cygnus, que despegó junto al cohete Antares el 13 de julio de 2014, se acopló a la Estación Espacial Internacional (ISS) para entregar provisiones a los astronautas que allí habitan. Foto: AFP

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 1
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
DPA
Los Ángeles

Es la promesa del futuro. Los turistas suben a una nave y despegan hacia el espacio. La oportunidad de vivir una vez lo que sólo pueden experimentar los astronautas: flotar gracias a la falta de gravedad y mirar las estrellas.

Es el sueño de muchas personas. Y quizá siga siendo sólo eso, un sueño. La caída del SpaceShipTwo en el desierto californiano de Mojave es una catástrofe para el turismo espacial, que algunos ven como una industria millonaria del futuro.

El extrovertido multimillonario británico Richard Branson quería enviar su nave espacial con pasajeros al espacio por primera vez el año que viene. Iba a ser el inicio de una nueva era para la humanidad. Desde hace años fue la voz motivadora en el sector.

Su empresa, Virgin Galactic, según dijo, ya había vendido varios pasajes. A pesar del precio del viaje - USD 250 000-, al menos 700 curiosos se aseguraron un lugar a bordo, entre ellos varios famosos del mundo del espectáculo y del de los negocios.

Todos ellos se vieron tentados por la perspectiva de distanciarse unos 100 kilómetros del mundo. Branson y sus socios construyeron en el estado norteamericano de Nuevo México por USD 29 millones la base espacial Spaceport America en una pista de tres kilómetros.

Durante la celebración de inauguración, en 2010, el millonario describió la obra como "el nuevo hogar de la navegación espacial". Su entusiasmo cautivó a muchos. Sin embargo, con los años aumentaron también las dudas.

El proyecto sufrió un retraso tras otro. No sólo los fans de la navegación espacial, sino también Branson, se pusieron cada vez más nerviosos. "Estaría muy defraudado sino no estoy antes de fin de año en el espacio", dijo hace dos meses en una entrevista. "Haremos tres pruebas más y luego deberíamos ya arrancar".

Ahora, la SpaceShipTwo se estrelló durante una de las pruebas. Fue la primera con el encendido de un cohete desde enero. Al parecer, durante esta pausa fueron modificados el motor y la mezcla de combustible.

El avión portador WhiteKnightTwo la elevó a 1,5 kilómetros de altura y la liberó. Dado que el encendido del cohete no funcionó, la cápsula cayó a la tierra como una piedra. Uno de los pilotos murió y el otro logró salvarse eyectándose.

Naturalmente ahora surgen varias preguntas, como por ejemplo si los empresarios detrás del proyecto apuraron demasiado los tiempos. O si las pruebas no fueron las suficientes. O si fue puesta en juego la vida de los pilotos.

Por ahora, los responsables no dieron causas precisas del accidente. El mismo Branson anunció que volará de inmediato a California para hablar con su equipo. Habrá mucho que investigar.

En la televisión estadounidense, los expertos hablaron de un duro golpe para la navegación espacial. Otros calificaron la caída incluso como un golpe mortal para el turismo espacial.

Este tipo de reacciones son frecuentes; pero teniendo en cuenta que tres días antes explotó un cohete portador que tenía adosada la nave espacial de carga no tripulada estadounidense Cygnus, que tenía como destino la Estación Espacial Internacional (ISS), el debate sobre la viabilidad de la aviación espacial comercial ya no será fácil de detener.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)