23 de diciembre de 2015 00:00

Universidad de las Artes acogió el Kapak Raymi

El Kapak Raymi se celebró en la UArtes el 21 de diciembre.

El Kapak Raymi se celebró en la UArtes el 21 de diciembre. Foto: Cortesía Universidad de las Artes

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 4
Alexander García
Redactor
(F - Contenido Intercultural)
agarciav@elcomercio.com

Más de un centenar de personas entre visitantes, estudiantes y profesores de la Universidad de las Artes (UArtes) tomaron aire inclinándose al suelo y exhalaron abriendo los brazos a los puntos cardinales en una fiesta solar en el centro de Guayaquil.

Los asistentes pronunciaron en coro ‘rezos’ al gran espíritu de este o a los ‘amautas’ (sabios) del oeste, repitiendo las palabras de Luz Aurora Chinlle, promotora de la cultura y la lengua kichwa, una de las indígenas que dirigió la ceremonia del Kapak Raymi.

Representantes de comunidades de Chimborazo montaron un “altar” con tambores, flores, granos y semillas en el Pasaje Illingworth de la Universidad, para celebrar el Kapak Raymi, fiesta espiritual prehispánica en honor al Sol.

En el Kapak Raymi, festividad que se celebra en el solsticio del 21 de diciembre, la autoridad de la comunidad entrega el mando o el poder, los ancianos transmiten simbólicamente sus saberes y dones a la comunidad, según explicó Chinlle.

Además de las ceremonias solares originarias de la Sierra, la jornada incluyó una mesa de discusión sobre la integración de la ritualidad solar en espacios urbanos y una muestra de las nuevas danzas zoomorfas de la Costa. Ruth Román, directora de la escuela de Literatura de la UArtes, dice que la idea es ‘aprehender’ nuevas estéticas y otras maneras de estar y entender el mundo en una institución que promueve la inclusión y revalorización de la lengua kichwa.

Óscar Ortiz, guía espiritual y estudioso de las tradiciones indígenas, dirigió las vibraciones y energías con el humo del tabaco, llamó con tambores “al espíritu de las cosas, la madre tierra, el abuelo fuego…” y propuso a los asistentes realizar sus peticiones.

En el centro del altar se encendió un juego y se quemaron hierbas y palo santo. Los profesores de la universidad fumaron del tabaco y soplaron el humo en la mano para luego pasarlas por su corazón y por la cabeza, antes de hacer en voz alta sus peticiones alrededor del fin de los ciclos y la llegada de ‘nuevos tiempos’.

Ortiz habló de bendiciones y dijo que estos rituales tienen como propósito embellecer la vida: encontrar alegría, dulzura y paz en la relación con la naturaleza y con los demás, para que cada quien descubra lo que necesita cambiar.

La fiesta en la Universidad de las Artes incluyó un almuerzo comunal -también llamado pambamesa- con chicha de jora. La universidad planea institucionalizar las cuatro fiestas principales del mundo kichwa, ciclos agro-festivos, que coinciden con los dos solsticios y dos equinoccios: Kapak Raymi, Pawkar Raymi, Inti Raymi y Kuya Raymi.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (0)