14 de septiembre de 2014 21:47

La unión de hecho constará en 
la cédula como un estado civil

el comercio

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 54
Triste 3
Indiferente 8
Sorprendido 30
Contento 11
Elena Paucar y 
Andrés Jaramillo.

No importó la mirada incómoda de la secretaria ni el murmullo indiscreto de una asistente, en la Notaría Trigésima de Guayaquil. Con naturalidad, Diane Rodríguez y Nicolás Guamanquispe recorrieron cada escritorio del sitio en busca del documento que legalice su unión de hecho. Fue el 11 de septiembre del 2014.

Desde este lunes, 15 de septiembre, la pareja podrá registrar su estado civil en sus cédulas de identidad. Entró en vigencia la Resolución 174 del Registro Civil que derogó una disposición que lo impedía desde el 2010.

La relación de Rodríguez y Guamanquispe comenzó dos años y cinco meses atrás, en una discoteca de la urbe. “Lo vi y lo primero que pensé es que era hombre biológico; él sí sabía quién era yo”, dice Diane.

“Me dijo que era transmasculino y me asusté. Luego reflexioné”. Nicolás es transmasculino. Nació mujer pero se siente hombre. El tratamiento de hormonización que sigue ha marcado rasgos varoniles en su rostro, voz y cuerpo. Es un poco tímido y reservado.

Diane Marie es el lado opuesto. Es reconocida activista Glbti (gais, lesbianas, bisexuales, transexuales e intersexuales), transfemenina y una de las líderes de la campaña Unión Civil Igualitaria Ecuador.

Para inscribir su unión de hecho debieron acudir a la mencionada notaría. Ahí obtuvieron su acta notarial.

Además de ese papel, otro requisito para la unión es haber pagado por el trámite en el Registro Civil (USD 50), la cédula de identidad de ambos y la presencia de uno de los comparecientes.

Esto consta en el reglamento que publicó el Registro Civil. Las personas que pueden acceder a ese derecho no deben estar casadas, ser mayores de edad y mantener una convivencia estable y monogámica.

Los menores de 18 años no pueden contraer matrimonio.

El alcance de la norma

Juan Pablo Álaba, director nacional de Asesoría Jurídica del Registro Civil, explica que la medida no solo acoge a las parejas de sexo diferente sino a todos los ecuatorianos. Se busca facilitar los trámites judiciales. Por ejemplo, para que una persona pueda acceder al montepío cuando la pareja fallece, a servicios de salud o reclamar por los bienes de una sociedad conyugal, si la pareja decidiera romper con la unión.

Además, Álaba dice que la Resolución 174 permite tener una base de datos oficial de las uniones de hecho. Antes del 2010, lo que se hacía era ­anotarlas en el sistema, “pero no implicaba un registro, por­que era fácil borrarlas y no queda­ba constancia”.

Por eso las cifras existentes son aún un subregistro. Entre el 2012 y el 2013, el INEC hizo un esfuerzo para tener datos más reales. Encuestó a 2 805 personas de la comunidad Glbti. Se determinó que el 77,1% era soltero y que el 16,1% vive en unión libre.

Ahora habrá un hecho histórico de la información, así como el de los matrimonios o nacimientos.

La unión constará en la cédula de identidad como un estado civil. Y si la pareja decidiera romper la relación, deberá sacar otra cédula donde constará el estado civil anterior a la unión de hecho; es decir, soltera, casada, divorciada, viuda.

Karla Vacacela y Priscila Rivera tenían previsto viajar de Machala (El Oro) a Guayaquil, para hacer ese trámite.

Es voluntario y no representa un requisito para hacer eficaz una unión. Para ellas es importante formalizar su relación de casi cuatro años.

“Solo un par de años atrás hacer el trámite era complicado. Algunos notarios me lanzaron la puerta en la cara. Ahora, si aparece en la cédula va a ser más fácil”, dice Vacacela. Ella es madre de una pequeña de 6 años, a quien está criando con el apoyo de su pareja.

Los prejuicios se vencen

Álex Guayasamín ha compartido los últimos cinco años de su vida con Janeth López. Es transmasculino y vive en Quito. El reconocimiento de su unión de hecho no ha sido fácil. “Soportamos malas caras, discriminación, hasta querían cobrar entre USD 700 y 800 por un trámite que no supera los USD 100”, dice Guayasamín.

Esto pese a que la Constitución reconoce la igualdad de derechos frente a la Ley y sin discriminación de género. Hoy esperan dar un paso más y acudirán al Registro Civil para que su relación quede sellada en sus cédulas. “Estamos luchando por un derecho. Nosotros también trabajamos, pagamos impuestos y no puede ser que para ciertas cosas seamos ciudadanos y para otras no”.

El Registro Civil coordina, con sus agencias de Quito, Guayaquil y Cuenca, para atender a las parejas que requieren los trámites. El horario será de 08:00 a 17:00 y por turnos.

Hitos judiciales

1997. El Tribunal Constitucional, mediante Resolución Nº 106, despenalizó la homosexualidad en el Ecuador, el 27 de noviembre.

1998. En la Constitución se incluye el artículo 23, en cuyo numeral 3 se garantiza la igualdad ante la ley de todas las personas.

2008. Se incluye el principio de igualdad y no discriminación ante la Ley y, además, el reconocimiento a no discriminar por identidad de género.

2014. El 22 de agosto se publica la resolución 174, que deroga otra del 2010 que impedía el registro de la unión en la cédula de identidad.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (8)
No (1)