24 de septiembre de 2015 12:56

La UICN alerta del factor humano en el aumento de las especies invasoras

Imagen referencial. La invasión de especies ha facilitado la transmisión de enfermedades. Foto: Wikicommons.

Imagen referencial. La invasión de especies ha facilitado la transmisión de enfermedades. Foto: Wikicommons.

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Agencia EFE

El factor humano ha contribuido al aumento de especies exóticas invasoras en los últimos años, lo que tiene un alto coste económico, declaró hoy 24 de septiembre en Roma un especialista de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN).

Pietro Genovesi, jefe del grupo especializado en especies invasivas de esa organización, explicó en una charla en la sede de la Organización de la ONU para la Alimentación y la Agricultura (FAO) que actividades como el turismo o el comercio fomentan la aparición de esas especies dañinas para el ecosistema, cuyo número se multiplicó en un 76 % en Europa entre 1970 y 2007.

Solo en el continente europeo se calcula que causan pérdidas de más de USD 14 500 millones, recordó Genovesi, quien puso de manifiesto cómo muchas de esas especies afectan de manera negativa a los ecosistemas y los modos de vida de la población.

Llamó la atención sobre la invasión en el mar Mediterráneo de cientos de especies con la reciente apertura de un nuevo tramo del canal de Suez en Egipto, el aumento de mosquitos y la transmisión de enfermedades como la malaria, la expansión de determinadas plantas herbáceas en África y la propagación de castores en Tierra del Fuego, entre otras muchas amenazas.

"Aunque localmente el número de especies no cambie, a nivel global se está perdiendo biodiversidad" por ese tipo de fenómenos, sostuvo Genovesi, quien apuntó que todas las regiones del mundo afrontan ese problema, incluidas áreas protegidas.

Una quinta parte de las especies están amenazadas en Europa por las especies exóticas invasoras, que solo en ecosistemas de agua dulce tienen un impacto negativo en general en el 33 % de los anfibios y en el 20 % de los peces, apuntó.

Además, el especialista subrayó la relación existente entre esas especies y el cambio climático, que -a su juicio- está afectando sobre todo a Europa, el norte de América y Australia.

Para evitar esos efectos, pidió extremar el control del movimiento de esas especies y las rutas por las que se introducen en nuevos ambientes de forma natural o intencionada, así como concienciar a la población y elaborar códigos de conducta para el comercio de mascotas, la caza, la horticultura, los jardines botánicos y otras actividades que puedan abrir paso a esos seres vivos. 

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)