23 de December de 2014 22:00

El tsáfiqui se proyecta fuera del entorno tsáchila

El coro Libertad, de la Casa de la Cultura Núcleo de Santo Domingo, está conformado por 11 ancianos y 11 niños; ellos cantan villancicos en lengua tsáfiqui. Foto: Juan Carlos Pérez / EL COMERCIO

El coro Libertad, de la Casa de la Cultura Núcleo de Santo Domingo, está conformado por 11 ancianos y 11 niños; ellos cantan villancicos en lengua tsáfiqui. Foto: Juan Carlos Pérez / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 2
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 0
Contento 4
Redacción Santo Domingo
  Contenido intercultural

La cultura de los Tsáchilas ha puesto a disposición del canto la riqueza de su lengua: el tsáfiqui. El coro de niños y ancianos Libertad, de la Casa de la Cultura Núcleo Santo Domingo es el encargado de poner en marcha este plan. Once niños y 11 ancianos buscan que la ciudadanía se interese por su idioma de la etnia tsáchila. Y por medio de villancicos tradicionales impulsan su aprendizaje.

El repertorio en tsáfiqui, que está compuesto por tres canciones (En brazos de una doncella, Ya viene el niñito y Noche de paz), se preparó bajo la orientación de la directora de la Casa de la Cultura, Graciela Torres. Su idea para que se interpreten canciones en tsáfiqui surgió hace aproximadamente cinco años, cuando decidió relacionarse profundamente con los tsáchilas. Ellos permitieron que Torres se involucrara musicalmente con los más pequeños, consiguiendo que se conformara un coro de niños.

Entonces existió un intercambio cultural mutuo, puesto que mientras Graciela Torres les impartía clases de música, ellos le enseñaban su idioma. “Siempre les digo a los tsáchilas que si alguna cosa está mal me ayuden a mejorar la pronunciación”, recalca la maestra.

Del coro de niños de la comuna tsáchila Chigüilpe solo quedan recuerdos, como el Festival de Villancicos que organizó la Prefectura en el 2011. Después de esta presentación el grupo se desintegró por falta de apoyo externo. Los nuevos coros de la Casa de la Cultura de Santo Domingo se crearon hace ocho meses y por pedido de diferentes instituciones. Cada aspirante debía pasar por pruebas basadas en la afinación, el ritmo y el tono de sus voces.

Luego de un riguroso proceso de selección, con los mejores se hizo ejercicios de vocalización, manejo de matices, técnicas de respiración y sobre de ensamble. Así quedaron listos para asumir el reto de cantar en tsáfiqui.

Torres asegura que cuando se les dijo a los pequeños y a los ancianos que interpretarían canciones navideñas en ese idioma, demostraron mucho interés. Cuando se dieron los primeros ensayos en tsáfiqui, los adultos tuvieron ciertas dificultades para cantar en un idioma extraño al suyo. La solución al desfase fue unir a las dos generaciones para fortalecer la pronunciación de la lengua y la armonía musical.

Así nació el coro Libertad, cuyos miembros han ensayado intensamente durante tres meses repitiendo palabra por palabra, frase por frase, hasta lograr la correcta pronunciación y la memorización de cada canción. De esta manera, los coristas aprendieron frases como: Tensa delulibe jana dioshinao; en español quiere decir: Ya viene el niñito jugando entre flores.

En sus presentaciones, los miembros del coro lucen túnicas blancas, un pañuelo rojo sobre el pecho y gorros navideños. Hasta el momento, se han presentado en la iglesia Ascensión del Señor y en el asilo de ancianos San Joaquín y Santa Ana. En la presentación en la iglesia estuvieron acompañados por el Coro de Cámara de la Casa de la Cultura y la Big Band de Jazz de Larry Salgado. Sus villancicos en tsáfiqui tuvieron gran acogida.

Además de los villancicos en el idioma de los tsáchilas, el coro interpreta canciones que contienen mensajes de amor, paz y respeto. En un futuro, Torres aspira componer temas inéditos en tsáfiqui para que los interprete el grupo.

El nombre del coro se inspira en la búsqueda de la libertad para cantar, para crear y para idear cosas nuevas. La participación de los integrantes es voluntaria y lo hacen como una forma de amenizar con su canto actos especiales.

Aunque un primer intento no surtió efecto, la directora insiste en que debe haber un coro tsáchila permanente que represente a la provincia en el arte del canto.

El gobernador de la nacionalidad, Javier Aguavil, dice que eso está entre los planes de su Gobierno. Un primer paso, señala, es el trabajo que se desarrolla en las siete comunas para armar un texto gramatical del idioma y un registro de la pronunciación del tsáfiqui. “Es importante que nuestro idioma se comparta con los mestizos, para eso debemos estar más cerca de estas iniciativas culturales”.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (0)