7 de noviembre de 2016 00:00

La muerte como parte de la vida, en el filme 'Translúcido'

Roberto Manrique filmó ‘Translúcido’ en Brooklyn, Nueva York. Foto: Cortesía producción translúcido

Roberto Manrique filmó ‘Translúcido’ en Brooklyn, Nueva York. Foto: Cortesía producción Translúcido

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 1
Fernando Criollo

Como actor y productor, Roberto Manrique reconoce la importancia de generar diálogo a través de un arte como el cine, especialmente con el abordaje de temas complejos pero trascendentales, como el de la muerte. Con esa idea se embarcó en la aventura de filmar ‘Translúcido’, su primer largometraje para cine.

‘Translúcido’ cuenta la historia de Rubén, un ecuatoriano que vive en Nueva York y que ha sido diagnosticado con cáncer, una patología con un pronóstico de vida de tres meses o un año y medio, si se somete a un agresivo tratamiento.

Pero Rubén no está dispuesto a padecer los efectos del procedimiento y tampoco quiere que la enfermedad avance como una lenta tortura. Eso lo lleva a tomar la drástica decisión de terminar con su vida. En ese contexto, la cinta narra las últimas 24 horas, antes de un sorpresivo desenlace.

En el 2014, Manrique era el productor de una obra de teatro en Miami, cuando se encontró con el director venezolano Leonard Zelig, que trabajaba en su segundo filme.

En principio, el director le propuso a Manrique que interpretara a uno de los amigos de Rubén. Pero cuando el actor principal desistió, Manrique asumió el rol protagónico.

Roberto Manrique filmó ‘Translúcido’ en Brooklyn, Nueva York. Foto: Cortesía producción translúcido

Para el ecuatoriano, la muerte era un tema sensible sobre el que había adoptado una nueva perspectiva, cuando hace 16 años su padre fue diagnosticado con cáncer pulmonar. Pero a diferencia del personaje de la película, su padre asumió la condición como una oportunidad para celebrar la vida. “Nos dejó este gran último regalo que ha sido el entender la muerte como parte de la vida”, dice el actor sobre la enseñanza que le dejó esa experiencia.

Para trabajar en la construcción del personaje, el actor ecuatoriano se fue a Nueva York un mes antes del inicio del rodaje, para familiarizarse con el entorno en el que se desarrolla la historia, pero también para revisar textos y documentales sobre el tema.

Comprometido con el proyecto, Manrique vivió los 11 días que duró el rodaje en la locación que servía como el departamento de Rubén. Su aporte fue más allá de la interpretación, pues también figura como productor y coguionista.

La cinta, que se estrena este viernes en cines, es parte de un proyecto transmedia que incluye un video corto titulado ‘La noche anterior’, que será publicado en redes sociales antes del estreno, y los ‘Mensajes a Ale’, una aplicación interactiva a la que se podrá acceder con un código que se dará a conocer durante las funciones de cine.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (0)