21 de octubre de 2015 16:42

Plataforma trans pide a legisladores analizar pedido de poner el género en todas las cédulas

Devy Grijalva, Noa Fuentes y Rashell Erazo se reunieron con el objetivo de analizar las acciones que emprenderán. Foto: Valeria Heredia/ EL COMERCIO.

Devy Grijalva, Noa Fuentes y Rashell Erazo se reunieron con el objetivo de analizar las acciones que emprenderán. Foto: Valeria Heredia/ EL COMERCIO.

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 10
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 2
Valeria Heredia
Redactora (I)

“El sexo no hace nada en el documento de identidad. La cédula sirve para desenvolverse en el ámbito civil para hacer transacciones y demás. Lo que debería estar en el documento es el género”. Es la reflexión de Elizabeth Vásquez, activista y fundadora del proyecto Transgénero. Se refiere al informe para el segundo debate del proyecto de reforma a la nueva Ley de Servicio Nacional de Gestión de Identidad y Datos Civiles, que fue aprobado por la Comisión de Gobiernos Autónomos de la Asamblea Nacional.

Según Vásquez, los asambleístas deben tomar en cuenta los requerimientos que durante años hizo el movimiento trans. En estos momentos, aseguró, "estamos en diálogo porque es necesario que se comprendan y se mantengan temas esenciales como la universalización del género".

En el proyecto inicial se contempló el cambio de sexo: hombre (H) o mujer (M) por el de género: masculino o femenino, en el documento. Ahora, sería opcional, comentó. “Confiamos en que la Asamblea tome en cuenta la demanda inicial que nos incluía a todos. No este cambio de última hora que fortalece una institucionalidad patriarcal”.

En esto coincidió Rashell Erazo, presidenta de Alfil y miembro de la plataforma Trans. Erazo aseguró que el objetivo es que el género sea el que prevalezca en la cédula. Mientras que el sexo debería ir en la partida de nacimiento.

Para ella, la diferencia entre los dos documentos es que el primero es público y el segundo es privado. "Con esta propuesta implementada, nuevamente se hace una distinción y refuerzan los estigmas, ya que se emitiría dos tipos de cédulas: una para hombres y mujeres y otra, una especial, para los trans".

Noa Fuentes, otra integrante del movimiento, recordó que la universalización del género sería una reivindicación y un síntoma de democracia para los miembros de este grupo. "Si se mantiene esta propuesta se crearán más estigmas y no nos darán la posibilidad de decidir".

Otro de los inconvenientes que generaría este proyecto de ley es que se pone trabas al cambio de nombre. Por ejemplo, actualmente se acude al Registro Civil y se presentan las razones para el cambio de nombre. Y se lo hace. Ahora sería más complejo porque habría que hacer un registro y es más burocrático. Así lo señaló Devy Grijalva, quien es otra activista.

Al momento, el movimiento continuará con los diálogos con los integrantes de la Comisión para una socialización más profunda del tema.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (4)
No (0)