8 de febrero de 2018 00:00

Las coplas son una herencia carnavalera

En San Miguel de Bolívar, a 256 km de Quito, se alistan para compartir con los turistas durante el próximo feriado largo. Foto: Edwing Encalada / EL COMERCIO

En San Miguel de Bolívar, a 256 km de Quito, se alistan para compartir con los turistas durante el próximo feriado largo. Foto: Edwing Encalada / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 0
Contento 16
Edwing Encalada
Redactor (F-Contenido Intercultural)

La llegada del Carnaval es una oportunidad para la creación de nuevas coplas que serán compartidas con la familia, amigos y visitantes de San Miguel de Bolívar, durante los días de fiesta. Así lo confiesa Vicente Gaibor García, quien a más de ser Vicealcalde de la ciudad es un entusiasta compositor de estrofas musicales.

“Los sanmigueleños tenemos ese privilegio de crear coplas y cantarlas, por eso se la considera una de las cunas de la cultura nacional”, reseña. Según él, la habilidad para crear versos musicales es una herencia que se transmite de generación en generación.

Su padre, Miguel Gaibor, preparaba las coplas un mes antes de la llegada del Carnaval. Eso motivó al pequeño Vicente, quien empezó a participar en los eventos culturales desde que cursaba el sexto grado de escuela.

“Esa habilidad la cultivé mejor en el Colegio Ángel Polibio Chaves y en mis presentaciones en los barrios. Eso extraño, porque ahora solo soy jurado de las nuevas creaciones”, señala.

Vicente Gaibor se cataloga como un experto en coplas jocosas.

“Esa mocita que canta, a su madre la pidiera, para dormir esta noche y mañana la devolviera.Las mujercitas de hoy en día son parientes del alacrán, cuando ven a un hombre pobre, paran la cola y se van”, declama entre risas.

Según dice, San Miguel se distingue en el país por su trato especial con los visitantes. “Apenas se lo ve, se le invita un traguito para que se sienta cómodo y se integre, disfrute de la fiesta, se lo alimenta y hasta se le da posada. Eso es parte de nuestra cultura”.

A los sanmigueleños también les conocen en la provincia como ‘kawkas’. De hecho, el personaje principal durante estas fiestas es el Kawka Carnaval, que este año será representado por Nervo Domínguez, de 55 años.


Gaibor, de 68 años, admite que así fueron bautizados por comer mote con cáscara, aunque años atrás, ese término fue despectivo y generó conflictos con los habitantes de Chimbo, Chillanes y Guaranda, hasta que los sanmigueleños decidieron apropiarse del término y trasladarlo al humor.

Gaibor tiene el apelativo de ‘Don Kawkamote’ y dirige un programa radial donde difunde toda la cultura de su ciudad.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (9)
No (1)