9 de abril de 2015 11:18

Los tiranosaurios pudieron ser caníbales, según estudio 

Científicos llegaron a esta conclusión luego de analizar los restos de un dinosaurio descubiertos en 1994 en Canadá. Foto: Wikicommons.

Científicos llegaron a esta conclusión luego de analizar los restos de un dinosaurio descubiertos en 1994 en Canadá. Foto: Wikicommons.

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 5
Contento 0
Agencia DPA

Algunos dinosaurios probablemente eran caníbales, según un estudio realizado por investigadores que encontraron huellas de mordeduras en huesos fosilizados del cráneo de un Daspletosaurus, un pariente del Tyrannosaurus rex, y que se publica en la revista PeerJ.

La investigación de especialistas de Reino Unido y Canadá no brinda pruebas concluyentes, pero apunta a que el Daspletosaurus no solamente luchó intensamente con sus homólogos, sino que el análisis de mordeduras no curadas apunta a que los animales se comían unos a otros una vez muertos.

David Hone, de la Universidad de Londres, y Darren Tanke, del Museo Royal Tyrrell en Drumheller (Alberta/Canadá), estudiaron los restos de un Daspletosaurus que habían sido descubiertos en 1994 en el canadiense Dinosaur Provincial Park.

Los Daspletosaurus pertenecen, al igual que los Tyrannosaurus rex, a la familia de los tiranosaurios, los dinosaurios carnívoros con grandes cabezas, cuerpos macizos y típicos brazos cortos.

También en el caso del T. rex hay indicios de canibalismo. El animal analizado tenía unos diez años y no estaba plenamente desarrollado. Al momento de su muerte medía unos seis metros y pesaba en torno a media tonelada.

Los investigadores hallaron en el cráneo del dinosaurio numerosas heridas curadas aún en vida. Muchas apuntan claramente por su forma a mordidas, en tanto que en otras la causa no está muy clara.

"Este animal tuvo obviamente una vida dura y sufrió numerosas heridas en la cabeza, de las que algunas tuvieron que ser realmente malas", señala David Hone. "El que las causó probablemente era un miembro de la misma especie, lo que apunta a que entre estos animales había durísimas peleas".

No es posible asegurar si se trató de una lucha entre rivales o si un dinosaurio perseguía el otro para comérselo, pero las heridas apuntan más bien a la primera opción, ya que en los ataques de un depredador las heridas se producen principalmente en la parte trasera del cuerpo, señalan los científicos.

Una herida no curada en el hueso de la mandíbula inferior hace sospechar a los expertos que el animal fue devorado después de muerto, y por las huellas que se aprecian todo apunta a que por otro Daspletosaurus. Se trata de una interpretación provisional pero el canibalismo ya se había detectado en otros tiranosauros.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (1)