22 de septiembre de 2014 13:07

Terapias para diabetes apuntan a reducir inyecciones y bajar de peso

Los avances farmacológicos para tratar la diabetes apuntan a reducir la aplicación de inyecciones de insulina. Foto: Joffre Flores/ EL COMERCIO

Los avances farmacológicos para tratar la diabetes apuntan a reducir la aplicación de inyecciones de insulina. Foto: Joffre Flores/ EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 3
Sorprendido 3
Contento 1
El Mercurio de Chile, GDA
Logo GDA

Fármacos más efectivos y con menos efectos secundarios e insulinas más eficientes y duraderas son algunos de los avances. Varios estudios sobre estos nuevos medicamentos se dieron a conocer durante la 50° Reunión Anual de la Asociación Europea para el Estudio de la Diabetes (EASD 2014), que culminó el viernes (19 de septiembre) en Viena.

Tres son las familias de fármacos que han surgido en los últimos años para tratar la diabetes tipo 2 cuando la metformina -la droga de primera línea- ya no logra buenos resultados.

Dos de ellas se inspiran en la forma de acción de las incretinas, hormonas que se producen en forma natural en el intestino. Éstas estimulan al páncreas a producir insulina y reducen los niveles de glucosa en la sangre, dos funciones clave que están afectadas en los diabéticos.

Una de esas familias son las gliptinas o inhibidores de DPP4. "Estos son los que más se están usando como segunda línea en Chile, incluso como parte de la canasta Auge", dice la doctora Jennifer Humphreys, diabetóloga de la Clínica Alemana.

Agrega que su mayor uso se debe a que "llevan más tiempo en el mercado, son orales, bien tolerados y se toman solo una o dos veces al día", aunque ya se ensayan variantes que se tomarán solo una vez a la semana.

También se inspiran en las incretinas los análogos de la GLP1, como liraglutida y exenatida. Estos fármacos inyectables son "inteligentes": estimulan la secreción de insulina solo cuando hay un exceso de glucosa, minimizando así el riesgo de las temidas hipoglicemias.

Estas ocurren cuando el exceso de insulina reduce demasiado el azúcar en la sangre, lo que en casos extremos pueden causar desde convulsiones hasta la muerte.

"Los análogos de GLP1 son más efectivos que los inhibidores de DPP4 en el control de la diabetes y, además, ayudan al control del peso, con bajas de 5 a 10% al año, dependiendo de la dosis, por lo que tienen buena aceptación entre los pacientes, pese a ser más caros", dice la doctora Andrea Larrazábal, nutrióloga del Hospital Juan Noé, de Arica.

La tercera y más nueva familia son las gliflozinas o inhibidores de SGLT2. Estos fármacos orales para diabetes 1 y 2 actúan a nivel renal, reduciendo los niveles de glucosa al eliminar su exceso a través de la orina.

Junto con bajar el riesgo de hipoglicemias, al combinarla con metformina ayuda a reducir peso. Un estudio con canagliflozina mostró bajas de 3,3 a 3,7 kilos en un año.

Los avances también llegan al ámbito de las insulinas. Tresiba es el nombre de una insulina basal de nueva generación para diabetes 1 y 2 que se aplica una vez al día.

"Su vida media es de 25 horas, en vez de 12 de las insulinas actuales, por lo que fluctúa muy poco en la sangre durante el día. Esto causa menos hipoglicemias, llegando a reducciones de 30% en personas con diabetes 1", dice Álex Renner, director médico de Novo Nordisk Chile.

"Además, da cierta flexibilidad horaria al paciente si no puede inyectarse a las 24 horas exactas". "Al reducir sus niveles de insulina en 2 a 4% por año, quienes tienen diabetes van necesitando administrarse cada vez más fármacos", destaca Mads Krogsgaard, vicepresidente y director científico de Novo Nordisk.

De ahí que hoy ya se están combinando insulina basal y rápida en una misma aplicación y fármacos de distintas familias en un solo comprimido. Con esto se espera que el paciente se medique menos veces y así aumente su adherencia al tratamiento.

Buscando una cura los diabéticos del futuro podría esperarles un arsenal farmacológico aún más amigable y poderoso. Para reducir las inyecciones, ya se trabaja en el desarrollo de versiones orales de análogos de la GLP1, que en el caso de liraglutida podría estar disponible antes de 10 años.

Aunque parezca ciencia ficción, también se avanza en una cura para la diabetes tipo 1. "La investigación está apuntando principalmente hacia inmunoterapias para bloquear la destrucción de las células beta -responsables de producir insulina- y a convertir células madre embrionarias en células beta", dice Mads Krogsgaard.

Y anuncia: "Estamos a un nivel en que casi la mitad de ellas se diferencian en células beta y están empezando a responder a la glucosa".

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (3)
No (0)