21 de March de 2010 00:00

El rastro del usuario en la web es difícil de borrar

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Redacción Tecnología

Es sencillo abrir una cuenta en una red social, lo complicado es borrar la información que el usuario registró en su perfil.

¿Qué ocurre con los datos de los cibernautas que se han retirado de una de estas páginas?

Mario Andrade, un asiduo usuario de estos sitios, comenta que cuando se termina el enamoramiento por estas comunidades lo único “que quieres es que los datos –fotos, comentarios y cualquier otra información personal- desaparezca de forma automática”.

Este cibernauta ha tenido dificultades para eliminar todos sus comentarios y otros datos personales de las dos redes sociales a las que ingresó. “No encuentro un programa que me garantice que mis datos desaparecerán”.

En la Web, hay aplicaciones, algunas sin costo y otras pagadas, que facilitan la tarea de borrar cualquier rastro digital.

Una de ellas se denomina ‘Suicide Machine’ (máquina suicida) y permite eliminar, de forma fácil y rápida, los datos que la persona ingresó en estos sitios. (http://suicidemachine.org/)

La ventaja de esta plataforma informática es que elimina de forma permanente las cuentas de un usuario en comunidades como Facebook, Linkedln, Myspace y Twitter.

La persona interesada en acceder a esta herramienta deberá incluir el nombre de usuario y contraseñas de las distintas comunidades a las que pertenece para que elimine su perfil en cada una de ellas.

Édgar Sánchez, ingeniero informático, presidente de la firma Logic Studio, con sede en Ecuador, dice que ninguna red social facilita la eliminación de los datos de los cibernautas, cuando estos deciden dejar de integrar uno de estos grupos.

“La fortaleza de las redes sociales radica en crear interconexiones, no borrarlas. Por eso es un trabajo largo y tedioso eliminar hasta el último dato que ingresamos”. Hoy, muchos sitios web brindan las herramientas para darse de baja de la comunidad virtual y borrar sus archivos (al menos de los registros en línea).

Pese a que la página deja de publicar el perfil (dar de baja), muchos datos personales se conservan en las bases de datos de las propias empresas que diseñan las redes sociales.

Ricardo Ortega, especialista en seguridad informática, apunta que algunos sitios no tienen suficientes seguridades y la información llega a manos de cuartas personas o empresas con dudosos fines.

“Con frecuencia vemos mensajes en sitios web concurridos: lamentamos las molestias, estamos reconstruyendo la base de datos de usuarios, lo cual significa que la información en línea fue destruida y no se sabe por qué. Quizás la están reconstruyendo a partir de respaldos anteriores”. Para este especialista, cuando una persona fallece, la página web no se entera.

Eso significa que la información se mantiene mientras las políticas de uso del sitio lo permitan. Algunos dan de baja a un usuario inactivo durante tres meses, otros nunca lo dan de baja, depende del servicio.

Por ejemplo, aunque el usuario borre su cuenta en Facebook, esta mantiene la información que haya subido. Hay una cláusula que lo autoriza a mantener cualquier información que se haya subido, aún cuando la persona decida darse de baja.

El problema es que la mayoría de personas no leen las condiciones de uso de estos sitios.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)