29 de August de 2010 00:00

Para evitar atascos, el autobus aéreo

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Pekín.

Un proverbio chino reza “Quien no tiene paciencia, no llega a su destino”. Eso fue lo que tuvieron que soportar miles de conductores de Pekín, que se vieron atrapados en un embotellamiento de unos 100 kilómetros que se extendió por el noroeste de la ciudad por dos semanas. La congestión se disolvió el pasado miércoles, antes de lo previsto.

fakeFCKRemoveEn medio del calor, los conductores dormían junto a sus vehículos o incluso debajo de ellos. Jugaban a las cartas para matar el tiempo y se enfadaban con los habitantes de los pueblos cercanos que intentaban ganar dinero a su costa, vendiéndoles agua, fruta o comida preparada a un precio mucho más elevado del habitual. Ante la falta de baños, la gente aliviaba sus necesidades al borde de la carretera.

Esto es un ejemplo de cómo en China hay que adaptarse a los embotellamientos, pero se buscan soluciones.

La línea de autobuses aéreos es una de las salidas. Se desplazará sobre rieles, pasará sobre dos canales de circulación de automóviles y será ensayada en Pekín para descongestionar el tránsito de esta ciudad, declaró el inventor de este revolucionario tipo de transporte público.

La particularidad de este autobús aéreo es que no ocupa lugar en la calle y permite que los coches pasen por debajo de ellas, tanto cuando está en marcha como cuando está estacionado.

“Comenzaremos a colocar los rieles hacia fines de este año para una línea experimental de 6 km”, dijo Song Yuzhu, director de la empresa Shenzhen Hashi Future Parking Equipment.

Los rieles serán colocados sobre una vía de circulación en un suburbio del oeste de Pekín.

“A partir del segundo semestre de 2011 tenemos previsto hacer funcionar el autobús con pasajeros”, precisó Song.

El autobús aéreo será un vehículo limpio que funcionará con electricidad, en parte solar.

Aunque la creación de este tipo de transporte es mucho más barata que la construcción de una línea de metro, requiere una planificación especial, como paradas de autobús elevadas y una señalización particular.

Según sus promotores, el autobús aéreo podría reducir los embotellamientos de tránsito en 30% y hasta 180 km de vías podrían ser construidas para estos vehículos en la capital china.

Las capacidades de transporte por ferrocarril son limitadas, y cada vez son más los camiones de carbón que van a Pekín.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)