16 de March de 2014 00:02

Astrónomos estudian 1 700 nuevos planetas solares

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Cerca de 715 planetas ubicados fuera de nuestro Sistema Solar fueron detectados por medio de un telescopio espacial. La NASA lo anunció en febrero y desde entonces las investigaciones no han parado. Casi el 95% de estos astros son más pequeños que Neptuno, que es cuatro veces mayor a la Tierra.

Además, cuatro de ellos tienen 2,5 veces mayor tamaño que nuestro planeta y se sitúan en la zona habitable de su Sistema Solar. Tiene una temperatura que permite la existencia de agua y potencialmente la vida.

Ericson López, astrónomo ecuatoriano, señala que las observaciones e investigaciones de estos cuerpos rocosos se realizan por medio de telescopios colocados en puntos específicos de la Tierra y el espacio.

"Uno de los proyectos más importantes fue la misión de Kepler que duró cinco años".

La NASA, el 6 de marzo del 2009, envió al espacio un satélite artificial con el objetivo de registrar planetas en órbita alrededor de otras estrellas.

El astrónomo ecuatoriano indica que durante el tiempo de funcionamiento del satélite no solo se registraron planetas en otros sistemas, sino astros con características iguales a la Tierra, en cuanto a su tamaño y composición.

El último hallazgo de estos 715 astros eleva el número de exoplanetas confirmados a casi 1 700. Pero al momento se estudia otros 3 600, según información de la NASA.

Uno de estos, posiblemente habitables, llamado Kepler-296f, orbita alrededor de una estrella cuyo tamaño mide la mitad del Sol, pero es solamente un 5% más brillante.

Kepler-296f tiene dos veces el tamaño de nuestro planeta, aunque los científicos ignoran si es gaseoso, con una envoltura espesa de hidrógeno o de helio o si está rodeada de océanos.

Los 715 exoplanetas giran alrededor de 305 estrellas, que tienen el mismo tamaño que nuestro planeta. Por ello al encontrarse en la región habitable de un sistema pueden conservar agua en estado líquido sobre su superficie.

"Si los cuerpos espaciales tienen este elemento natural en su estructura, la posibilidad de que se genere vida es bastante alta", advierte López.

El método que han usado los científicos durante años se denomina disminución de luminosidad, que ocurre cuando algún objeto transita frente a una estrella desde el punto de vista de la Tierra y causa una reducción en la luz.

El sistema de tránsito, sin embargo, no produce una certidumbre ya que puede haber otras razones por las cuales disminuye la luminosidad de una estrella vista desde la Tierra.

Por ello, los científicos han añadido una técnica que la NASA describió como "muy valiosa". Jack Lissauer, científico del Centro Ames de Investigación de la NASA en Moffet Field (California), explicó que entre las 150 000 estrellas observadas por Kepler, "solo un par de miles tiene un patrón de disminución de la luminosidad".

Sara Seager, profesora de ciencia y física planetaria en el Instituto Tecnológico de Mas sachusetts, señaló que el nuevo sistema de identificación "nos permite comparar los candidatos en grupos y esto nos lleva a analizarlos mucho más rápido".

"La investigación nos ha permitido conocer qué planetas en el sistema estelar son de pequeño tamaño y si sus órbitas son planas o circulares", señaló Jason Rowe, astrónomo del Seti (Search for extraterrestrial intelligence, búsqueda de inteligencia extraterrestre) y coautor de los trabajos.

El astrónomo ecuatoriano coincide con los científicos extranjeros. Él señala que la forma como se encuentra este tipo de planetas es por medio de la detección de las pequeñas variaciones en la luz que emiten las estrellas debido al paso de los astros a su alrededor.

"Para buscar planetas que sean habitables, los científicos primero buscan estrellas que sean similares a nuestro Sol", indica el astrónomo.

Kepler fue lanzado al espacio en el 2009 para investigar más de 150 000 estrellas que se parecen a nuestro Sol y situadas en las constelaciones de Cygnus y de la Lyra, con el fin de encontrar planetas similares a la Tierra. Sin embargo, el telescopio se averió a mediados del 2013 después de registrar una falla en la segunda de las cuatro ruedas. López indica que a pesar de que el satélite dejó de funcionar, hace poco se obtuvieron los resultados de las observaciones y estos datos deben ser comprobados.

En contexto

Durante los cuatro años que Kepler estuvo en funcionamiento, detectó alrededor de 960 exoplanetas cuya existencia ha sido ya confirmada. Mientras que más de 3 600 estuvieron pendientes de que nuevos análisis de datos y observac iones confirmen su existencia.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)