2 de February de 2014 00:02

El acelerador lineal protege órganos

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Los hospitales Militar, Solca, Metropolitano, Carlos Andrade Marín (IESS) de Quito tienen equipos que atacan directamente las células cancerígenas.

Entre estos están los aceleradores lineales, que irradian dos tipos de energía: fotones para el tratamiento de los tumores profundos y los electrones para las malformaciones superficiales o semiprofundas.

Esta radioterapia se aplica especialmente en la cabeza, cuello, columna, en la irradiación de las metástasis.

Según el Registro Nacional de Tumores de Solca Quito, los tipos de cáncer más frecuentes en mujeres son el de mama, cérvix invasor, tiroides y estómago. En los hombres está el de próstata, estómago, colon, pulmón… (ver cuadro en la parte superior).

Mónica Silva, oncóloga radioterapeuta del Hospital Metropolitano, destaca la calidad de la resolución de imágenes de las tomografías que actualmente se realizan.

Hace treinta años, los primeros tomógrafos eran de ocho y de 16 cortes (imágenes), ahora los equipos acceden hasta 64 cortes. La tecnología anterior para esta médica era como trabajar con cincel y martillo, ahora se labora con láser.

Los médicos consultados en los cuatro centros coinciden en que los avances tecnológicos en el diagnóstico de tumores se centran en la radioterapia.

[[OBJECT]]

Los sistemas se actualizan cada cierto tiempo

Los equipos con los que se trata el cáncer tienen un promedio de vida de 15 años, pero cada 12 meses se practican actualizaciones de 'software'.

La actualización tecnológica no siempre tiene que ver con la llegada de nuevos equipos sino con el mejoramientos de estos a través de la incorporación de nuevos sistemas operativos.

Este es un proceso similar al que se realiza en las computadoras; cada determinado tiempo el usuario requiere de actualizaciones para acceder a las nuevas herramientas.

En el caso de los equipos para tratar el cáncer, la actualización tecnológica incluye un mejoramiento de la calidad de la imagen, el aumento de la velocidad de cálculo de los problemas de los pacientes, la optimización de los recursos, la velocidad de planificación.

El tratamiento de radioterapia, hasta el 2009, en estos centros hospitalarios, se realizaba con equipos de cobalto. Estos irradian el tumor desde varios ángulos y es difícil aislar los tejidos y órganos sanos.

Los aceleradores lineales, en cambio, tienen un sistema computadorizado, que a través de mediciones en tercera dimensión, se puede determinar el sitio exacto en el que está el tumor y proteger los órganos sanos que lo rodean.

Aunque esta tecnología no es nueva en el mundo, se la utiliza hace más de 10 años para el tratamiento del cáncer. Según datos históricos, el concepto de los aceleradores lineales apareció por primera vez en 1924.

La única intervención humana el momento de la terapia es cuando el paciente se acomoda en la camilla del equipo, que tiene forma de concha sostenida con un brazo que gira 360 grados (ver gráfico).

Los médicos introducen los valores de la irradiación que requieren los pacientes. Luego se verifican los datos, se digita el nombre, el equipo recepta la orden y emite la radiación.

Este proceso dura entre tres a cinco minutos y las sesiones se pueden extender hasta la número 37, según el tipo de enfermedad. El tratamiento es de lunes a viernes y el fin de semana se interrumpe para que las células se regeneren y cuando intentan multiplicarse, nuevamente son atacadas.

A pesar de que existe una nueva tecnología, los equipos con los que se ha tratado el cáncer desde hace 20 años continúan en los consultorios médicos, sin que esto signifique que estén obsoletos. Así, en el consultorio del doctor Estuardo Pazmiño, oncólogo, existe un equipo de colonoscopia que permite tomar muestras computarizas para enviarlas a los estudios histopatológicos.

La demanda de pacientes es creciente en el país

Según el galeno, este equipo tiene un 80% de efectividad.

La necesidad de nuevas tecnologías para el diagnóstico y tratamiento es imperativo en Ecuador como en el resto del mundo por el crecimiento de casos. Así lo demuestran las estadísticas de atención que manejan los oncólogos del Hospital Eugenio Espejo.

En la década de los 90 en el área de Oncología se atendía hasta cuatro pacientes al mes; ahora hay un promedio de 12 diarios. De estos, el 80% tiene un tumor maligno y el resto corresponde a problemas sin mayor complejidad.

Esta tendencia también se evidencia en el resto de centros hospitalarios.

Punto de vista

'Aquí la investigación es básica'

Ramiro Hidalgo. Oncólogo de la Sociedad de Lucha contra el Cáncer

En el país hemos tenido cambios radicales y significativos en la vida de los pacientes. Los avances tecnológicos en el diagnóstico y en el conocimiento biológico han tenido un avance, en especial en radioterapia. Esto ha hecho que la expectativa de vida aumente.

El 70% de tumores pediátricos se curan, siempre y cuando el diagnóstico sea certero, rápido y en especial al ser manejado por especialistas.

En general estamos mejor en investigación, pero eso no implica que hayamos terminado la lucha. Esta actividad es multidisciplinaria en donde se debe respetar los roles de cada especialidad.

Una de las investigaciones más caras en el mundo es en medicina. Ecuador es un país que está tratando de luchar en desarrollo continuo. Las instituciones están mejor en investigación, pero está ha sido básica ya que es muy cara.

_ En Contexto El próximo 4 de febrero se realizará la celebración del Día Mundial del Cáncer bajo el lema "Cáncer - ¿Sabía usted?". Con este lema se busca disipar mitos y conceptos erróneos sobre el cáncer. La Organización Mundial de la Salud dará a conocer un nuevo informe.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)