19 de January de 2014 00:53

35 médicos se unieron para un complejo trasplante de hígado

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Al quirófano llegaron 35 médicos. La cirugía era "delicada", pues un donante vivo entregaba una parte de su hígado a un niño de 13 meses de nacido.

Nadie sabía exactamente qué sucedería, pero ahora el bebé se recupera. De lo único que los médicos estaban seguros era de que el órgano se regeneraría y la persona que donó no presentaría complicaciones.

Esto se logra porque el hígado está compuesto de ocho partes y cada una tiene su propio tejido de venas, arterias...

De esta manera, es más fácil su regeneración, porque funcionan de forma individual.

César, a su corta edad, ha pasado más tiempo en el hospital que en casa. Ahora tiene 15 meses, de los cuales ocho ha estado en un centro de salud.

Fue concebido por una fecundación 'in vitro', por una pareja guayaquileña que lleva 11 años de casados. Nació el 19 de octubre del 2012 y en noviembre se sometió a un trasplante .

Él nació con una enfermedad conocida como atresia de vías biliares, que es la principal causa de cirrosis en los recién nacidos (ver infografía).

Frans Serpa, médico trasplantólogo y jefe de la operación, explica que esta patología es congénita y se desencadena porque la vía biliar, que funciona como conducto, no se forma y la bilis no drena los desechos.

[[OBJECT]]

Su intervención demandaba urgencia. Los médicos realizaron varios análisis a todos sus familiares cercanos.

Su padre fue descartado, pues su hígado era demasiado grande. Pesaba unos seis kilos, su tamaño era similar a una tableta móvil, pero el pequeño requería un órgano del porte de un celular. Su madre, Maida Alvarado no era compatible.

Pero su tía materna, Cruz María Alvarado, era la más apta para dar una parte de su cuerpo. Tiene 24 años, su organismo es sano, la cantidad de tejido hepático alcanzó para donar e incluso regenerarse.

Los galenos hicieron evaluaciones psicológicas, anatómicas y practicaron resonancias para evitar complicaciones.

Después de todos los estudios se preparó la cirugía. En una intervención simultánea, los doctores cortaron el 20% del hígado de Cruz María y en 15 días lo recuperó en un 90%.

En cambio, en el niño, esa parte se desarrollará junto a él.

Carlos Aguilar, trasplantólogo que también participó en la intervención, indica que mientras más pequeña es la persona que requiere el hígado, más compleja es la operación porque se debe juntar todos los sistemas que conectan al órgano.

Para ello, se utilizaron microscopios que aumentan 10 o 20 veces el tamaño de las cosas, pues las estructuras internas del bebé miden apenas entre uno y dos milímetros.

La enfermedad que tiene César no es común, pues se presenta en uno de cada 12 000 nacidos vivos. César Velásquez, veterinario de profesión, dice que a los cuatro meses su hijo ya tenía cirrosis. Ahora el niño está hospitalizado por una complicación infecciosa que surgió el martes pasado.

  • La donación

Según datos del Instituto de Trasplantes de Órganos y Tejidos, en el país es la segunda vez que se realiza un implante de hígado de donante vivo. Sin embargo, es la primera ocasión que la cirugía es demasiado compleja, pues los órganos del niño son muy pequeños.

Haga click aquí para ver la infografía.

[[OBJECT]]

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)