26 de April de 2010 00:00

Una técnica que no deja cicatrices

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Redacción Sociedad

Víctor Guaita fue el primero que se operó en Quito de cálculos en la vesícula con la moderna técnica Less Surgery (LS).

Se trata de una cirugía laparoscópica en la cual se abre una sola herida (en el ombligo) y no cuatro (en el abdomen) como normalmente ocurre en una operación laparoscópica estándar.La semana pasada, en Novaclínica de Quito, a Guaita le hicieron una abertura en el ombligo para extraerle los cálculos. Estos se forman cuando la bilis (líquido alcalino, amargo y verdoso que ayuda a digerir los alimentos con grasa) acumulada en la vesícula (órgano en forma de pera que alberga la bilis) se endurece y forma un material similar al de las piedras.

Para Patricio Bucheli, cirujano general y digestivo de Novaclínica, la importancia de la técnica LS (o cirugía mínimamente invasiva) radica en realizar heridas pequeñas. Incluso el paciente se recupera más pronto.

El médico asegura que anteriormente una persona que era operada de la vesícula por vía abierta salía de la clínica dos o tres días de la intervención. Y su incorporación a la actividad normal se daba 15 ó 20 días después. “En la actualidad, con la cirugía LS, el paciente, a las 48 horas de operado, puede estar en su sitio de trabajo”.

Al siguiente día de la operación a Guaita le dieron el alta. “Estoy muy bien. No tengo ningún dolor. No temo a la tecnología, ni siquiera tuve nervios”.

Olga Santillán, esposa del paciente, es más reservada. “Una cirugía siempre es complicada. Pero a mi esposo lo veo bien. Está como si nada. Eso me tranquiliza”, precisa la mujer.

El costo de la cirugía fue de USD 2 200. Guaita tiene un seguro médico privado y solo canceló el 30% del valor. “En el monto total se incluyen pago de honorarios, medicamentos y gastos por hospitalización”.

Otro de los beneficios, agrega el cirujano, tiene que ver con la estética. Porque la herida en el ombligo se cierra pronto. “La recuperación y el dolor posoperatorio son mínimos. Son muy bien controlados con los analgésicos”, subraya Bucheli.

El profesor Philippe Morel, del Departamento de Cirugía de Trasplantes del Hospital Universitario de Ginebra (Suiza), es uno de los especialistas que emplea con frecuencia la técnica. Ha practicado más de 161 operaciones, como apendicectomías y hernias ventrales.

Morel señala que en dos casos debió emplear procedimientos laparoscópicos para potenciar los resultados de las intervenciones con Less Surgery.

Pero Luis Burbano Dávila, cirujano general del Hospital Metropolitano de Quito, muestra reparos alrededor de la LS. “La técnica Less tiene pros y contras. La única ventaja es estética . Ya no se hacen los cuatro huequitos sino uno, pero más grande”.

Además, puntualiza dos desventajas. En la primera aclara que la operación se vuelve más compleja. “Al usar un solo puerto obliga que se amplíe la visión”. La segunda, precisa, es el riesgo de las hernias en el ombligo por el tamaño del orificio.

“Conozco la técnica LS pero no tengo interés en desarrollarla”, aclara el especialista del Metropolitano. Burbano dice también que participó en un Congreso Mundial de Cirugía Laparoscópica en Washington. “Ahí analizamos la técnica Less. Al momento está en estudio”.

Bucheli mantiene firme su posición. “En un tiempo esta será la cirugía del futuro”.

Guaita se recupera en su casa de Conocoto. Asegura que no tiene dolor y que está bien. Además, el médico le dijo que no haga dieta. Excepto la que realiza por su gastritis.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)