29 de julio de 2016 12:54

Las artes escénicas regresaron al Teatro Capitol

Hasta el Teatro Capitol llegaron jóvenes, familias, personas de la tercera edad, actores y gestores culturales y autoridades del mundo de la cultural local

Hasta el Teatro Capitol llegaron jóvenes, familias, personas de la tercera edad, actores y gestores culturales y autoridades del mundo de la cultural local. Foto: Cortesía

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 9
Gabriel Flores

El pasado jueves 28 de julio de 2016, el teatro volvió al Capitol durante la inauguración oficial del Verano de las Artes Quito 2016. Este escenario ubicado en la avenida Gran Colombia, frente al Parque La Alameda convocó a más de 700 personas, para la presentación de ‘Francisco de Cariamanga’, una de las piezas clásicas del Grupo de Teatro Malayerba.

Hasta el Teatro Capitol llegaron jóvenes, familias, personas de la tercera edad, actores y gestores culturales y autoridades del mundo de la cultural local, como el ministro de cultura Raúl Vallejo, el viceministro Juan Martín Cueva y el secretario de cultura del Municipio de Quito, Pablo Corral Vega.

Antes de que inicie ‘Francisco de Cariamanga’, una obra que cuenta la historia de un hombre que vive sus nostalgias y recuerdos en una localidad cercana a la frontera entre Ecuador y Perú, Javier Cevallos Perugachi, de Quito Eterno, armó un breve relato sobre la historia del teatro en el país.

Ataviado con un traje de danzante y tambor en mano, Cevallos Perugachi, recordó que la Plaza Grande es uno de los espacios más antiguos para la presentación de las artes escénicas en Quito. “Los mestizos asistían para ver obras de Tirso de Molina, Lope de Vega y de Miguel de Cervantes. Los runas seguíamos representando, en esa plaza, las tomas de Pucará. Así se unía el teatro de allá con la festividad teatral de aquí”.

El teatro, en Quito, alcanzó su mayoría de edad con la inauguración del Teatro Nacional Sucre, dijo Cevallos Perugachi. Hasta este escenario llegaron compañías extranjeras como la Dalmau, que montó la obra ‘Receta para viajar’ y se presentaron personalidades como Marina Moncayo, el Gato Araujo, Carlota Jaramillo, Jorge Icaza y Ernesto Albán Gómez, ya en el siglo XX.

Después de hablar de otros escenarios como el Teatro Bolívar y el Teatro Capitol, Cevallos cedió la palabra a Marcelo Luje, presidente de Asoescena, uno de los gremios que forman parte del Comité de Gestión. Este gestor cultural destacó que este año la programación de Quito Tiene Teatro incluye 34 piezas teatrales durante 22 días; 16 en la Villa de las Artes del Parque Itchimbía y 18 en salas independientes de la ciudad.

Minutos antes de la inició de ‘Francisco de Cariamanga’ intervino Pablo Corral Vega. El Secretario de Cultura enfatizó en que este escenario tiene que convertirse el teatro inclusivo de la ciudad. Agregó que el Quito tiene Teatro es un proceso que está marcando un norte en la gestión cultural de la ciudad.

Corral también aprovechó para recordar a los asistentes la declaración de derechos culturales que firmó el alcalde Mauricio Rodas a inicios de mes. Para él es un logro importante que se haya incluido el derecho a la inserción en la economía. “Esto permitirá -dijo-, cobrar entradas en los eventos públicos de la ciudad y así lograr que la taquilla sea entregada a los artistas”.

En dos años, el Quito Tiene Teatro ha seleccionado 64 obras de 190 propuestas presentadas. Para la edición 2016 se decidió dar prioridad a los grupos nacionales, lo cual, según las autoridades, permitió un ahorro del 40% en el presupuesto del evento.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (2)
No (0)