18 de julio de 2014 00:00

La vida jugada en el silencio

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 3
Contento 0
Redacción Cultura

Un duendecillo jorobado camina sonriente, tiene necesidad de confirmar el espacio, de sentirlo. Su rostro y su cuerpo hablan al público, expectante de cada movimiento, discreto y acompañante en el silencio, pero tan vulnerable a los actos provocadores del personaje de una de las cinco piezas que interpretará La Buena Compañía. 'Narciso', así llamó a esta pieza el maestro ecuatoriano del mimo José Vacas, quien se retiró definitivamente de las tablas en enero de este año.

El duendecillo ya ha abandonado el escenario, después de abrir una cajita de música indescifrable, para dar paso a otros mimos. Un acto distinto, de tonalidades más cotidianas pese a la distancia de las décadas de su estreno, se toma las tablas.

Una mimo parece repetir las mimas acciones, una tras otra, de modo copioso pero intrigante; en su rostro se expande la contradicción consciente, la manipulación y el juego perverso. La gestualidad y el ritmo de su cuerpo indican sus estados de ánimo, los eleva con paroxismo hasta hacer del público un cómplice más de su espectáculo.

Ese es 'El Demagogo', una pieza creada, como todas las de la obra, en los años 70 y 80; otras de las piezas que forman parte de la obra son 'El Foco' y 'Qué tiempos aquellos'.

'Mimos de José Vacas, homenaje en silencio' es un tributo en clave de mimo que le hacen sus exalumnos y ahora profesionales escénicos Lali Moreno, Fernanda Buendía, Paulina Rodríguez y Luis Cáceres.

Ellos formaron parte de una de las tres escuelas que fundó Vacas y son el elenco de su última y todavía viva compañía de mimo, ahora dirigida por el actor y mimo Luis Cáceres. La Buena Compañía tiene como objetivo principal, cuenta Paulina Rodríguez, difundir y hacer conocer el mimo, rebasando la visión convencional del mimo restringido a imitador de transeúntes o repartidor de volantes.

La metamorfosis de los cuerpos de los actores en personajes silentes y expresivos lleva a los espectadores a otro nivel: el reconocimiento de las acciones de los personajes como parte del imaginario colectivo de una sociedad, es así como la identidad de un individuo y de un grupo social se forja, con los símbolos culturales que le rodean y con un amplio bagaje social e histórico. Sin embargo, la creatividad expande la lectura social y la transforma, haciendo que las obras atraviesen las cronologías y trasciendan su temporalidad.

'Sexo y violencia', por ejemplo, es una obra de claro humor negro; la risa es comprometida y los actos más graciosos pueden ser incómodos, lo que no significa que olvida la fluidez de los mimos y su espontaneidad al momento de involucrar al público.

En esta pieza una pareja se encuentra en el hogar tras las arduas tareas laborales de su día, la incomunicación prima pero el cariño, puesto en duda, puede que no termine.

La Buena Compañía ha participado con sus obras en varios países como Cuba, Venezuela, Colombia, Perú, Honduras, entre otros más. Actualmente están preparando un nuevo trabajo que posiblemente mostrarán en el 4to Encuentro Internacional de Mimo y Pantomima La Alegría del Silencio que se desarrolla año a año en Quito.

No olvide

'Mimos de José Vacas, homenaje en silencio' tiene una función única este sábado 19 de julio en el cine Ochoymedio (Valladolid y Vizcaya, sector La Floresta), el costo de la entrada general es de USD 8 y para la tercera edad es de

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)