29 de mayo del 2014 

Con Tapir, los títeres suenan a rock

Jessica Constante, Patricia Granda, Fabián Romero, Francisco Arias y Danny Herrera integran Banda Tapir, proyecto nacido en el 2009. Foto: María Isabel Valarezo / EL COMERCIO

Jessica Constante, Patricia Granda, Fabián Romero, Francisco Arias y Danny Herrera integran Banda Tapir, proyecto nacido en el 2009. Foto: María Isabel Valarezo / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 2
Triste 0
Indiferente 2
Sorprendido 10
Contento 0
Ana Veintimilla. Redactora 

La banda ecuatoriana le apuesta a este género y a las marionetas como ­formas de narrativa y dramaturgia para niños. Se presentan este fin de semana.

Las narrativas relacionadas con el rock suelen asociarse -desde el prejuicio o el cliché- con excesos, droga, alcohol, fiestas de total descontrol y por supuesto sonidos extremos. Pero la Banda Tapir –que se presenta este fin de semana en la Casa Humboldt- ha apostado por algo distinto, vincular al rock n’ roll con los niños.

En la mayoría de películas o musicales que hablan de rock, los vicios están presentes como parte intrínseca del género. ‘Casi Famosos’ -de Cameron Crowe- se introduce en la cotidianidad de una banda de rock emergente (Stillwater) a través de los ojos de un joven periodista, quien puede vislumbrar las exuberancias de los músicos.

En el musical de Broadway ‘American Idiot’ se utilizó la música de Green Day para trazar tres historias de jóvenes que quieren conquistar la gran ciudad pero que se ven inmiscuidos en dramas como la adicción a la heroína. Ejemplos de historias que no suelen considerarse como aptas para un público infantil.

Sin embargo, en el 2003 apareció un guiño hacia la vinculación de la música rockera con los niños. ‘Escuela de Rock’, protagonizada por Jack Black, desenfocaba los vicios del género para concentrarse en la música y sus repercusiones positivas en la formación de los jóvenes y las destrezas que pueden adquirir con la música.

Con esta idea de abrir un espacio musical que lleve uno de los géneros más versátiles en sus sonoridades y narrativas, nació Banda Tapir. Un espectáculo pensado para niños que se presenta como concierto, pero que incluye un relato teatral en el que los títeres Mono Xilófono, la Llama Pachanga y Danti el Tapir recorren el Ecuador.

Jessica Constante, integrante de Tapir, explica que lo que se teje como relato es un viaje por la diversidad musical y la diversidad geográfica del país, visitando la Costa, la Sierra y el Oriente. Todo con las bases rítmicas del rock.

Tapir está integrada por músicos y actores profesionales: Francisco Arias, Fabián Romero, Jessica Constante, Juan José Saenz, Danny Herrera y Patricia Granda; quienes vieron en el rock una motivación no solo para difundir la música sino como un canal para impartir contenido infantil.

Así, el repertorio del concierto está lleno de temáticas sociales, ambientales, de tolerancia e igualdad. Para Constante, lo que imparten es música saludable, “para dejar atrás el estigma de que el rock es algo malo para los niños”.

Para muestra está la canción No más violencia, que se presenta en estilo de thrash metal. Lejos de ser agresivo con los niños, Arias cuenta que a través de sus letras propositivas se dialoga con los menores desde el respeto, el cariño y la seguridad que brinda la música.

Además del rock, Tapir presenta distintos estilos y ritmos ecuatorianos como la bomba o el albazo, sonidos que se mezclan con el rock a través de la batería y la distorsión musical. Según Arias, esta distinción del show les ha permitido lograr un ritmo propio y con identidad ecuatoriana.

Siempre con los niños en mente, Arias explica que lo que plantean es que el concierto sea un juego donde los niños puedan involucrarse, saltar, cantar, bailar y reírse. Para ello, realizan distintas actividades como la ‘adivinación’, en la que se mezcla una adivinanza con una canción, con el objetivo de que el público pueda tomar parte dentro de la historia a través de los personajes.

La banda nació en el 2009 y desde entonces ha presentado su repertorio, que en esta ocasión trae temas inéditos de la autoría de Arias y Romero. Además de algunos temas de la obra ‘Para salvar al mundo no hace falta ser superhéroe’, donde Tapir se presentó junto a un programa de Emaseo siendo partícipes de una campaña sobre el reciclaje.

La convicción de Tapir es presentar un rock que se escuche duro, pesado, pero con contenido para niños y títeres manejados por sus propios ­artesanos. Con esponja, felpa y telas de colores llamativos se creó a los tres animales que logran conectarse con la audiencia infantil.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)