30 de septiembre de 2015 00:00

El volcán Cotopaxi invita a improvisar sobre escena

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 1
Contento 4
Gabriel Flores
Redactor (I)

Miedo, ira, desesperación, ansiedad... Los sentimientos que encontró en redes sociales Isolda Vinueza, directora del colectivo artístico Trans-Aparente, desde que se decretó la alerta amarilla por la situación del volcán Cotopaxi.

Estos  la alentaron a crear ‘Taitacotopaxi’, un espacio de teatro play­back que tendrá una función especial esta noche, en el Galpón de las Artes. Otra temporada empezará el próximo miércoles, 7 de octubre, desde las 19:30, en La Creperola del Teatro.

En el teatro playback -una vertiente del teatro de improvisación que surgió del psicodrama, en los años 70- el público cuenta sus historias y un grupo de actores las interpreta en vivo.

Vinueza aclara que el teatro playback no es una terapia pero sí tiene efectos terapéuticos. Antes de ‘Taitacotopaxi’, esta especialista en dramaterapia había aplicado esta técnica en temas de sexualidad y salud ­reproductiva.  “El teatro play­back es un espacio de contención terapéutica, donde las personas se convierten en los directores de la historia que quieren contar”.

En la primera función de ‘Taitacotopaxi’, que se realizó el miércoles 23 de septiembre, en la Creperola del Teatro, Vinueza se dio cuenta de que, sobre todo, la gente que vive en el valle de Los Chillos tiene muchas ganas de compartir sus historias con otras personas.

Antes de iniciar las interpretaciones, el grupo de actores compuesto por Juana Guarderas, Annie Rosenfeld, Marliz Romero, Sara Tomaselli, David Noboa y Nicolás Jesús realizó una sesión de calentamiento corporal. Luego, el público empezó a pedirles que realizaran pequeñas interpretaciones escénicas hasta que las personas se empoderaron de su papel de directores y empezaron a contar sus historias sobre la posible erupción del Cotopaxi.

En el teatro playback, las personas pueden elegir qué actores interpretarán a cada uno de los personajes de la anécdota que contarán. Las personas también están en la libertad de cambiar el final de su historia si esta no les convenció, o pedir a alguno de los actores que cambien su estado de ánimo.

La escena que más recuerda Vinueza es la de una familia que tenía que evacuar a una mujer no vidente y a un hombre de la tercera edad, con discapacidad auditiva, y la dificultad que tenían para explicarles que posiblemente tenían que irse de su casa.

“La idea con ‘Taitacotopaxi’ no es contar historias de terror ni que la gente salga más asustada, sino que nos identifiquemos, nos comprendamos, y demos otros significados a este evento natural”, explica la directora.

En la primera función de ‘Taitacotopaxi’, las personas también se cuestionaron, a través de las escenas, qué iba a pasar con sus mascotas y sus bienes materiales, pero también qué pasaría con sus vidas. Estas funciones de teatro playback también están acompañadas de música en vivo, a cargo de Germán Chavez y de Sara Tomaselli.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (3)
No (1)